Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Qué está ocurriendo en Navarra?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 18 de agosto de 2007, 04:23 h (CET)
La ventaja que tenemos los ciudadanos de a pie, los que no estamos condicionados por la política y los que, en definitiva, somos los que debemos soportar en nuestras propias carnes los dislates de los partidos que nos gobiernan y, por qué no decirlo, en algunas ocasiones hasta de los que no nos gobiernan; es poder decir lo que nos parezca sin temer que de las alturas, de las cúspides del poder, nos puedan hacer callar, ¿o no? Quiero esperar que lo de la libertad de espresión es algo más que un tópico o un señuelo para hacernos creer que, en esta Nación, todavía somos libres. Sea como fuere, como dice el dicho, “habemos tela que cortar” con lo que está ocurriendo estos días en Navarra. No podemos decir que nos haya sorprendido demasiado el que el señor Sanz, después de pastelear con los socialistas para lograr que lo invistieran como presidente de la comunidad y prometer “guiños” al PSOE, que no al PSN; se haya salido con una de sus chocantes manifestaciones para asombro de unos y jolgorio de otros.

No sé a qué puede haber sido debido que, a estas alturas de la legislación, le haya dado por eso de pedir un grupo parlamentario propio para UPN en las cortes generales. Es evidente que, a pocos meses de finalizar la Legislatura, esta petición carece de eficacia práctica por carecer de toda posibilidad de materializarse en este periodo; por otra parte solicitar que se le otorguen los cinco representantes que le corresponden a toda la comunidad es algo demencial, porque esto supondría que todos los otros partidos con representación en el Congreso renunciaran a la suya. Entonces nos podemos preguntar, ¿es este uno de los guiños que les prometió a los socialistas o un aviso para navegantes para que el PP no condicione su independencia en Navarra y les deje actuar sin cortapisas? o ¿es que, el señor Sanz, ha pensado que lo que le conviene a él y a su partido es acercarse a los nacionalistas para no quedarse descolgado en el hipotético caso de que en las eleccions de marzo ganaran los de Nafarroa Bay y se decidieran a coaligarse con el PSOE? En verdad que mis conocimientos políticos no me permiten llegar tan lejos ni alcanzar a comprender como, estando la situación del País Vasco como está; habiéndose pegado el PSOE el batacazo que se ha dado y viéndose la actitud de ETA y de la Kale Borroca; el señor Sanz se haya decidodo a dar el paso que ha dado que, a mi modesta opinión, ha significado una bofetada al PP, un balón de oxígeno para los socialistas navarros que, seguramente, les permitirá lamerse las heridas a costa del PP y un apoyo explícito a Zapatero cuando el mismo Sanz le aseguró apoyo contra ETA.

Puede que desde el PP se le quiera quitar hierro, es posible que para algunos de UPN sea una buena noticia porque, pueden interpretar que es un paso adelante en sus tesis autonomistas, pero a mí, qué quieren que les diga, no me ha gustado nada. Si tenemos en cuenta que al señor Sanz se le ha visto un desmesurado interés para continuar en su cargo; si nos atenemos a su renuncia a las condiciones que, en un principio, exigió al PSOE para aceptar la presidencia y si constatamos en lo que han quedado, o sea, en cero patatero; no nos queda más remedio que sospechar que aquí hay gato encerrado. Si a ello le añadimos que dejó pasar la mejor ocasión que nunca se le había presentado de poner contra las cuerdas al PSN, permitiendo que pasara el plazo ( 18 de julio, curiosa fecha en verdad) para obligar a que se tuvieran que convocar unas nuevas elecciones de las que, según se desprende de las opiniones de la mayoría de analistas políticos, hubiera salido reforzada UPN y, con muchas posibilidades de poder gobernar con mayoría absoluta; no podemos menos de sospechar que el nuevo presidente de la comunidad Navarra no ha actuado con lealtad para con su socio el PP. ¿Qué creen que estoy equivocado? Puede ser, pero si somos mal pensados y queremos investigar quién ha sido el más favorecido por la postura del mandatario navarro, yo diría que ha sido el propio PSOE y en especial su jefe de filas el señor Rodriguez Zapatero. Sin duda, que la maniobra del divide y vencerás que, por lo visto, ha iniciado en el País Vasco y Navarra le ha dado los frutos apetecidos. Si UPN, el más firme puntal del PP, su socio desde hace dieciséis años, se dedica a segarle la hierba debajo de los pies – al menos desde el profano punto de vista de los ciudadanos que apoyamos al PP – no creo que podamos considerarlo como una buena noticia de cara a las cercanas legislativas. Si en Catalunya el golpe de timón, con la defenestración de Piqué de la cúpula catalana, nos dio alas a los que vivimos en estas tierras, ahora contemplamos estupefactos como un baluarte que parecía imbatible, la unión del PP-UPN, se comienza a tambalear.

Parece que, desde Génova, se ha optado por paliar el impacto con paños calientes. Allá ellos, pero somos muchos los que estamos comenzando a pensar que, a los del PP, les están faltando ideas, firmeza y determinación para que puedan enfrentarse con unas mínimas garantías de éxito con su adversario el PSOE en los próximos comicios. No saben rematar las batallas, se dejan llevar por un conformismo suicida y parece que están encogidos cuando los errores de los que nos gobiernan les están proporcionando municiones de grueso calibre que, sin embargo, parece que no tienen los cañones del calibre necesario para poder disparar. No vemos actuar a Zaplana, el gran ariete del partido ni tampoco a Aceves, incisivo y hábil dialéctico; tenemos arrinconada en su feudo a Esperanza Aguirre y despreciamos activos como Cascos y puede que el retornado y brillante ex Director Gerente del Banco Monetario Internacional, señor Rodrigo Rato o el hábil polemista don Alejo Vidal Cuadras. Muchos buenos cerebros, demasiados a mi juicio, para que se prescinda de ellos en unos momentos en que no parecen que las gaviotas del PP vuelen demasiado alto.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris