Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Matar la indiferencia

Francisco Scolaro (Buenos Aires)
Redacción
viernes, 17 de agosto de 2007, 06:18 h (CET)
Preservar a la República con la participación, ilustración y conocimiento en los intrincados caminos de la Política (y Partidos, Art.38 CN), resulta la única garantía de la democracia.

Sin controles y sin transparencia de gestión, sumados a la indiferencia por acción u omisión, por ignorancia o descreimiento, sólo se favorece a los corruptos y por ende se atenta contra las Instituciones. La contemplación pasiva para los que se ilustran sobre los actos de Gobierno, es una complicidad silenciosa con la triste realidad nacional.

No sólo asusta la falta de interés de aquellos sumidos en prebendas, planes o subsidios (que votarán por conveniencia personal), sino que también asusta la no participación de quienes están algo informados, quienes agregarán una dosis de inestabilidad social en los próximos comicios presidenciales.

Por ello cuesta digerir que la voluntad popular (según la encuestocracia) se incline por la sucesión familiar, en un gobierno que se ríe de la Constitución, miente, avala corrupción, dibuja datos y que, entre múltiples temas, vive denostando a opositores ante la falta de oposiciones partidarias. La ausencia de partidos políticos definidos, la mezcla de personalismos, las simbiosis, son el caldo de cultivo para seguir alimentando impostores que viven y se perpetúan en los cargos públicos de todos los niveles.

Un pueblo con necesidades y espectador de burdos avasallamientos de su seguridad, supervivencia, justicia, etc., no está en condiciones de receptar la docencia política que puedan brindarle aisladamente los que poseen vocación ética ante los problemas sociales.

No hay estímulos morales para canalizar el interés popular en la captación y comprensión de lo que realmente ocurre en el país. Todos tienden a replegarse en sus problemas y no perciben, ni se orientan a investigar quiénes y cómo nos gobiernan y, menos aun, en quiénes podrían hacerlo mejor.

La baja calidad de propuestas y la falta de las mismas por parte de la candidata oficial, generan una parálisis popular que sólo explota por hechos puntuales u ocasionales (cortes, marchas, etc), sin percibir que el verdadero motor radica en una coherente elección de gobernantes.

Es la falta de fe que nos ha inculcado el accionar de los políticos corruptos e ineptos (incluidos los que nada hacen) lo que ha generado el descreimiento. Todos desconfían de todos y sólo "educando al soberano" (partiendo de los más humildes) se logrará que una caja de comida, una promesa, o cualquier otro "regalo" no les sea útiles a estos manejadores de "cajas" e iluminados abusadores de voluntades y que, encima, se sienten dueños de la Nación.

Erradiquemos el "derrotismo" -el más vale malo conocido- y pregonemos lo que se sabe y lo que se oculta de la gestión Kirchner, haciendo renacer el esclarecimiento que daban la militancia de los grandes hombre de nuestra historia.

Digamos basta a dirigentes y candidatos dóciles o acomodaticios sabaneros, para salir de la marginalidad moral que nos está rozando. De nosotros depende que cada rincón de la Patria sea el campo de debate, para bien de la República.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris