Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Por qué escribo

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
jueves, 16 de agosto de 2007, 05:58 h (CET)
Pasé mi larga vida laboral haciendo escritos, informes, resoluciones y recursos con el seco lenguaje administrativo habitual, más atento a expresar con exactitud hechos y fundamentos de derecho que a buscar bellas metáforas, ni agradables circunloquios. Nunca me pasó por la cabeza escribir artículos, si acaso alguna que otra carta al Director del periódico local para mostrar mi opinión sobre alguna cosa. Siempre fui lector de periódicos y suscriptor de varias publicaciones, pero cuando llegaba a la conclusión de que su línea editorial era contraria a mis ideas, dejaba de comprarlos.

Cuando me jubilé descubrí el mundo de Internet, que me resultó más variado e interesante que la prensa de papel que había utilizado hasta el momento. Los blogs y las bitácoras me ofrecían la oportunidad de expresar mi opinión o refutar la ajena, aunque pronto observé que en muchos de estos lugares se expresaban ideas interesantes pero también insultos y descalificaciones en un lenguaje soez y tabernario, amparado por el anonimato.

Por eso pensé que lo honrado era expresar mi opinión con nombre y apellidos, dar la cara, incluso con la oportuna fotografía, como hacen tantos articulistas. Uno de ellos me animó a escribir y encontré algunas páginas web que amablemente aceptaron mis escritos.

Hay amigos que se sorprenden de que a mi edad me dedique a escribir en lugar de jugar a la petanca o al dominó, pero a mi me satisface más expresar mis opiniones.

A los que me conocen no tengo que explicarles quién soy, pero a los que me leen sin conocerme les diré que soy católico y me esfuerzo en seguir el evangelio de Jesús, que creo en otra vida, regalo de Dios, en la que ya no habrá llanto ni dolor Formo parte de la Iglesia y me siento corresponsable de su misión..

Me siento español, con sus defectos y sus virtudes, pero también europeo y ciudadano del mundo. Creo posible la convivencia con todos siempre que exista respeto y no dejemos nunca que crezca el odio.

Creo en el matrimonio para toda la vida, en la fidelidad a toda costa, en la familia como lugar de encuentro amoroso en la gratuidad y la aceptación. Mantengo que los padres tienen derecho a elegir la educación que desean para sus hijos, pero tienen el deber ineludible de dedicarles tiempo suficiente para educarlos en el trabajo, en el esfuerzo, en valores auténticos que les orienten en un mundo cambiante, sin que puedan delegar en la escuela, cualquier escuela, su responsabilidad de padres.

Creo que una sociedad sana es la que garantiza a todos la libertad suficiente para alcanzar sus metas, pero exige así mismo responsabilidad. Una sociedad que premia el mérito, el trabajo y el esfuerzo pero rechaza a los vagos y a los que viven a costa de los demás pudiendo trabajar.

Creo en el principio de subsidiariedad por el que el gobierno, las autonomías o los ayuntamientos solo deben actuar cuando comprueben que la sociedad no llega por sí misma a resolver alguna necesidad colectiva. Rechazo el constante intervencionismo del gobierno como nefasto para los ciudadanos que se convierten en clientela política.

Creo en la democracia como sistema útil para que los ciudadanos elijan a sus representantes, sin que esta representación resulte tan amplia que llegue a actuar de espaldas a los que los eligieron, por lo que espero una reforma electoral que ponga fin a las corrupciones y mercadeos de los partidos.

Sobre todas estas cosas en las que creo, son sobre las que escribo. Si usted, lector, no comparte nada de todo esto no tiene porque perder su tiempo leyéndome.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris