Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Tanto tienes, tanto vales

Rita Villena (Málaga)
Redacción
jueves, 16 de agosto de 2007, 06:00 h (CET)
En estos tiempos que nos ha tocado vivir, en una sociedad de consumo, una sociedad con un deseo incontenible de dinero o de bienes materiales que no encuentran dónde ni como satisfacerse: una aspiración a querer tener más. Son muchos los hombres y mujeres de hoy que viven para sus bienes, que los persiguen ansiosamente, que subordinan lo mejor de sus vidas para conseguirlos. Han hecho del dinero un ídolo que es su valor supremo y del que son verdaderos esclavos. No se valora a la persona por su belleza interna, ni por su capacidad intelectual, sino por la fama y el dinero, “tanto tienes, tanto vales”. Conseguir lo que sea, a cambio de lo que sea, pero eso sí, con poco esfuerzo, lo más cómodo, lo que no cuesta.

La riqueza en sí no es mala ni buena, depende del uso que hagamos de ella y de nuestra actitud interior ante los bienes materiales, que, además de prestar una utilidad razonable y moderada a quienes los posean, tienen –no lo olvidemos- una función social, especialmente con los más pobres y necesitados.

Pensamos cuánta gente hay pasando necesidades y otros acaparando riquezas, haciendo de ellas el centro, el motor y la meta de su vida, olvidándose de los demás. Estamos en vacaciones, tiempo que nos debe llevar a la reflexión, recordando que hay que evitar ser preso de la codicia, escribía Hernan Hesse: “Es un misterio notable, y sin embargo sencillo, de la sabiduría de la vida de todos los tiempos que la más pequeña entrega desinteresada, todo compartir y todo amor nos enriquece, mientras que todo esfuerzo por poseer y por buscar el poder nos quita fuerzas y nos empobrece”.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris