Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Educación para la Ciudadanía

Raúl Santiago García López
Redacción
jueves, 16 de agosto de 2007, 06:00 h (CET)
De nuevo, estamos inmersos en un debate estéril, que no presenta dudas sobre el interés partidista que mantienen aquellos que lo suscitan como un clamor popular, en defensa de valores que ellos mismo intentan que no sean conocidos y enseñados desde la educación formal. Sí, me estoy refiriendo a la inexistente ruptura en la sociedad española sobre la Educación para la ciudadanía.

Pues bien, aprovechando este mes estival, la ofensiva desde los púlpitos populares y los escaños episcopales se ha recrudecido. Siguen atacando de manera virulenta esta asignatura cuyo único mal es formar en derechos y valores universales que reconoce nuestra Constitución, cuyo único defecto es una apuesta por la formación en la pluralidad y la diversidad como señas de nuestra cultura contemporánea, aplicadas en una enseñanza universalista que se asienta en el aprendizaje de valores seculares, laicos, basados en la razón y que pretenden formar en la práctica ciudadanos desde el sistema educativos formal, sin adoctrinamiento, por que el primer supuesto del ejercicio de la ciudadanía es el pensamiento crítico y reflexivo.

Esta continua ingerencia por parte de la Iglesia pone de manifiesto que no han sido capaces de asumir su verdadera posición en el seno de la sociedad, ni aceptar que la Constitución es la norma principal de convivencia política, jurídica y social de nuestro país.

Desde este espacio de libertad de expresión, solicito a los ciudadanos y a las instituciones españolas que dejen de financiar a aquellas estructuras que no creen y no practican las normas básicas de convivencia recogidas en la Constitución Española, así como en la Declaración de los Derechos Humanos, y que en base a estos principios se revisen los acuerdos con el Vaticano con el fin de que para llegar a cualquier acuerdo, previamente se tienen que cumplir estas dos normas fundamentales para todos los españoles.

Noticias relacionadas

Dame el petróleo y toma el manual de USAID

El petróleo atrajo revoluciones y guerras en América Latina, confirmando que la riqueza del subsuelo sentenciaba la tragedia del pueblo que habitaba su suelo

Crecidos por la discordia, desbordados por la violencia

Menos bombas y más abrazos, menos armas y más alma

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris