Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

El pequeño 'Goma rota'

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 15 de agosto de 2007, 09:23 h (CET)
La Consellería de Sanidad de la Comunidad Valenciana, ha hecho pública la compra de 2.300.000 preservativos congratulándose de haberse ahorrado en la compra de los mismos 145.950 euros ya que el precio de licitación era de 223.000 euros y la oferta más barata fue del orden de los 77.050 euros. Un 65% de ahorro. Los expertos consideran que una baja del 65% es inadmisible, máxime si se tiene en cuenta que a partir de rebajas superiores al 20% se incurre en posible baja temeraria, con riesgo de ser descartada la oferta. O los pliegos de condiciones estaban mal hechos o es imposible que se pueda respetar la calidad exigible al producto. Aunque la Consellería afirma que está garantizada la calidad de los condones adquiridos para promocionar su uso y que salen 15 veces más baratos que el más económico que existe en el mercado.

Yo no se si lo de la baja temeraria supone que aquel que los utilice pueda cometer un acto temerario por mucho que la Consellería garantice la calidad del producto. Pero hay más, la Consellería ha adquirido otros productos anticonceptivos por 61.776 euros, consiguiendo una rebaja del 35% del importe inicial. A mi esto de ahorrar en una cosa tan seria me parece bastante arriesgado máxime cuando la Generalitat Valenciana arrastra un endeudamiento que asciende a 10.822 millones de euros. Esto ya no es ni el chocolate del loro, ni tan siquiera el alpiste del canario. Con esto no van a reducir el endeudamiento.

Después de la reciente experiencia de otro “chollo” al adquirir la misma Consellería aquella pasta dental china para repartir en los hospitales y que hubo que retirar por ser sospechosa de toxicidad y que según la consellería se ahorró en su compra 253.668 euros, un 32% por ciento menos, ya que el precio de licitación fue de 794.602 euros y la Consellería de Sanidad adjudicó finalmente el contrato por 540.934 euros, no creo que haya que fiarse ni un pelo.

Los preservativos van a ser repartidos en los centros de Salud Pública, de planificación familiar, el Instituto Valenciano de la Juventud (IVAJ) y en todos aquellos incluidos en las campañas de prevención del Sida o contra los embarazos no deseados. Y ahí es donde puede hacer daño esa extraordinaria y tan celebrada baja, por parte de la Consellería, del 65% si la calidad-precio, en este caso, guarda relación, por que la prevención puede ser el desencadenante de todo lo que se pretende evitar y un embarazo no deseado puede resultar un embarazo inesperado.

A mi esta compra de preservativos me recuerda al chiste aquel del pequeño indio al que sus padres pusieron el nombre de “Goma rota”.

Noticias relacionadas

Más papistas que el Papa

Enric Barrull Casals, Girona

La Europa imaginaria de Mas

Miguel Torres, Lérida

Las dos orillas del Mediterráneo

Juan García, Cáceres

Una de las asignaturas pendientes

Jesús Martínez Madrid, Salt (Girona)

Reasignación presupuestaria

José Justel, Sudamérica
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris