Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El legado de Rodriguez Zapatero

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 15 de agosto de 2007, 09:23 h (CET)
Estamos huérfanos. Todos los que creimos que en nuestro país se habían acabado los rencores, los agravios seculares y la eterna lucha entre extremismos, estuvimos equivocados. Los que pusimos con entusiamo nuestras esperanzas en la transición de la época de Franco a la democracia; aquellos que pensamos que, gracias a la habilidad de Adolfo Suarez, a la rectitud y visión de futuro de don Torcuato Fernández Miranda y a la renuncia de muchos de los que fueron parte integrante de la política del antiguo régimen; que supieron ceder en sus legítimas aspiraciones, renunciar a sus propias ideas y admitir, en un gesto de grandeza, que sus antiguos adversarios –aquellos que fueron derrotados en la Guerra Civil, con aquellos contra quienes muchos habían luchado y con los que quedaban pendientes viejos pleitos – regresaran del exilio para ocupar puestos de relevancia y responsabilidad en las Cortes de la Nación. Toda aquella juventud de la posguerra, que supimos ver, en la transición, un instrumento de reconciliación nacional; contemplamos ahora, con estupor, como los soportes en los que se basaban los asentamientos fundamentales de la democracia, tan duramente conseguidos, se están resquebrajando sin que, aparentemente, podamos ver una lógica que lo justifique.

Los tres pilares esenciales en los que debe basarse un estado moderno en el que el Derecho y la Justicia, con mayúsculas, sean las directrices y garantía de su existencia y de su recta interpretación y aplicación; las cámaras legislativas las encargadas de darles las armas legales para que puedan desarrollar, con garantías, sus funciones éticas y sociales, y el poder Ejecutivo sea el que se encargue de que los ciudadanos las respeten y las cumplan, en bien del orden constitucional, la equidad y desarrollo ordenado de la patria; parece que, en el corto espacio de tres años, hayan sido sometidos a la acción de un maléfico efecto que los haya trastocado, confundido y demudado hasta el extremo de que, ahora, cuando los queremos reconocer, nos es imposible distinguir cuál es uno y cuál es el otro, al verlos convertidos en un totus revolutus que nos impide discernir quienes fueron los primitivos destinatarios de tales competencias. Ello, sin duda, ha sido el resultado de una visión totalitaria de la política, producto de una mente febril, improvisadora y enrevesada de un personaje, ZP, que actúa por impulsos repentinos, guiado por una idea obsesiva de federalización de España y destrucción de las estructuras ideológicas y morales que han venido rigiendo nuestra sociedad.

Hacía falta inventarse problemas inexistentes y el señor Rodriguez Zapatero se los ha inventado; hacía falta regenerar los sentimientos separatistas que permanecían en estado larvado, pues se han reavivado; hacía falta demoler la moral cristiana y subvertir los conceptos del bien y el mal, de lo honesto y lo deshonesto, de lo correcto y lo incorrecto, de la libertad y el libertinaje; pues se han puesto en funcionamiento los mecanismos para desacreditar las instituciones fundamentales, las que impedían que se desmandasen las costumbres y hacían que se respetaran las esencias de nuestra cultura ancestral. Para ello ha usado la piqueta demoledora del Estado laico y retrógrado, que se ha esmerado en socavar la autoridad de la familia y deslegitimizar la función moralizante y educadora de la Iglesia cristiana. Hoy en día, la sociedad española ha quedado sodomizada, como en su día lo fueron Sodoma y Gomorra, y narcotizada en una cultura nueva basada en el relativismo, en el todo vale y en el egoísmo. Se ha sustituido el culto a la moderación, las buenas constumbres, el respeto por los demás, la disciplina en las aulas, el premio al esfuerzo y a la aplicación, y todos aquellos principios que hacían que la sociedad se mantuviera cohesionada (no cohibida, como algunos nos quieren vender hoy en día), solidaria (no revuelta ni enlodazada) y envuelta en principios éticos que la mantenían respetuosa con las normas y considerada con los sentimientos ajenos; por el “vive como quieras, que lo que importa es gozar sin limite, no importa cómo, de qué manera ni a quien perjudicas” .

Esta labor que, con tanta aplicación, ha llevado a cabo el Ejecutivo socialista, con la inapreciable colaboración de los progresistas de turno; los colectivos marginados por sus costumbres licenciosas; los arribistas y oportunista que tanto partido han sabido sacar de sus patrocinadores (a costa de las subvenciones del Estado y a cargo de los sufridos contribuyentes); separatistas (que han rebrotado como hongos de los viveros de antiguas organizaciones terroristas); ha producido, contra todo pronóstico, los efectos deseados por el señor ZP y su partido, el PSOE. Sus resultados están a la vista: incremento exponencial de la drogodependencia; fracaso escolar fruto de leyes que permiten pasar de curso a muchachos sin preparación; falta de disciplina y agresiones sin sancionar en las aulas; incremento de la delincuencia y aumento de los crímenes mafiosos y también pasionales; divorcios a la carta y, cada día, más numerosos, causados por la irresponsabilidad de la juventud que ha elevado la sexualidad al grado mácimo de la pirámide, dejando relegado el amor verdadero a la categoría de excepción; falta de respeto a la vida humana, favoreciendo la eutanasia y el aborto ( deshacerse de los viejos incómodos y de los frutos embarazosos de un amor esporádico y evanescente); promoción de la vida fácil y sin responsabilidades ( okupas, antisistemas, desarraigados) y menosprecio del trabajo; promiscuidad, lascivia y homosexualidad como contrarios a vida ordenada; en fin, todo lo que convenía a los fines de un sujeto, ZP.

Y aquí estamos, huérfanos como les decía al principio de este artículo. A pocos meses de unas nuevas elécciones que, si Dios no lo remedia, puede que vuelvan a darnos más de lo mismo. Unas elecciones que el señor ZP espera como agua de mayo para acabar de dar la puntilla a esta España de nuestros amores y también de nuestras desdichas. Toda esta juventud que vive tan ajena al peligro que se cierne sobre ella, acomodada a esta vida muelle que le ha tocado disfrutar, pero indiferente a los peligros que la historia ( no olvidemos que gira en un eterno retorno) les tiene preparados; debería reaccionar antes de que sea tarde y se haya convertido en protagonista involuntaria de algo más peligroso e inminente, que el anunciado cambio climático que nos auguran; la robotización del individuo, su masificación que lo convierta en un número más dentro de la gran turba formada, al estilo hitleriano, por una ciudadanía obediente a la voz de su amo el “ Estado protector”. Cuando el individuo deja de ser dueño de su destino, de su libre albedrío y se deja conducir por la tiranía de la masa, ha comenzado la decadencia de la raza humana. Como decía Horacio:”Tu interés está en juego cuando la casa de tu vecino arde”

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris