Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El águila estadounidense se vuelve bicéfala

Dmitri Kosyrev
Redacción
martes, 14 de agosto de 2007, 02:49 h (CET)
Muchas noticias procedentes del suelo estadounidense tienen ahora cierta peculiaridad. A cada una que llega, se le podría encontrar otra, de signo contrario, y no se trata en este caso de curiosidades locales sino de temas clave, relativos al protagonismo de EEUU en el mundo contemporáneo y en el futuro.

He aquí una dupla típica. La Administración republicana en persona de Patricia Sanders, directora ejecutiva de la Agencia para defensa antimisil, ha iniciado en EEUU una campaña a favor de instalar elementos del escudo antimisiles en Polonia y República Checa, a pesar de que este plan cuenta con el respaldo de un 70% de la población estadounidense, según las encuestas.
A lo que se opone de forma generalizada el público en EEUU es a cuanto está relacionado con gastos militares y aventuras en otros países. Por tanto, la Cámara de Representantes del Congreso acaba de reducir en un 45% las asignaciones para el ya citado escudo antimisil en la Europa del Este.
Aparentemente, todo está claro: los republicanos pelean con los demócratas. Pero las discordias ideológicas no siempre reproducen la línea divisoria entre ambos partidos. La otra semana, la Administración repelió en el Congreso un ataque de los demócratas que intentaban establecer una fecha para la retirada de las tropas estadounidenses desde Irak. Pero fue Barack Obama, uno de los candidatos a la presidencia por el Partido Demócrata, quien se manifestó a favor de una operación militar estadounidense en el territorio de Pakistán, que es un aliado de Washington. Sin acordarlo con el Gobierno pakistaní y, a juzgar por todo, sin sacar las tropas desde Irak.
Un ejemplo más de noticias contrarias: por un lado, la Cámara de Representantes recibe a la vez dos anteproyectos casi idénticos – uno, por parte de los demócratas, y el otro, de un grupo de congresistas republicanos – proponiendo boicotear la Olimpíada de Pekín 2008. La “contranoticia” se presentó en forma de un artículo totalmente inesperado en el periódico Washington Post, después de que se derrumbó el puente en Minneapolis. El articulista, John McQuaid, quien domina probablemente el tema y cita un informe de la Administración nacional de Autopistas, sostiene que 75.000 puentes en EEUU – uno de cada ocho – presentan “deficiencias estructurales”. ¿Qué relación existen entre China y los puentes estadounidenses? Muy sencilla: McQuaid califica a EEUU como “superpotencia incapaz de acordonarse los zapatos por cuenta propia”.
¡Vaya! No es el ánimo más propicio para entretenerse con tomaduras de pelo, como boicoteo olímpico de una nación que en 20 años será la primera economía del planeta.
Recordemos que la historia del Katrina, huracán que arrasó a Nueva Orleans en agosto de 2005, marcó un antes y un después en el gobierno de George W. Bush. Al poco tiempo de la catástrofe se supo que un programa de protección contra inundaciones, presentado con cierta anterioridad a la tragedia, se había quedado sin presupuesto. Porque el dinero había ido a Irak.
Ahí está el punto de partida que explica la situación actual de las mentes en EEUU. El águila calva, símbolo de este país, se va asemejando poco a poco al águila bicéfala del escudo ruso. Por un lado, los estadounidenses se dan cuenta de que su potencial tampoco es ilimitado, pero por otro, se resisten a reconocerlo.
“El fracaso de Bush a la hora de responder… a los grandes retos que afrontaba EEUU, dejó nuestro país desanimado, desilusionado y dividido“, constatan en las páginas de Washington Post el gobernador de Maryland, Martin O’Malley, y el ex miembro del Congreso, Harold Ford. Ambos, militantes del Partido Demócrata, obviamente.
El problema no se limita a EEUU. La división de la sociedad estadounidense parece excesiva y peligrosa a los ojos de un observador foráneo. Sacudido por debates y debilitado en extremo, este país podría representar para el mundo una amenaza incluso mayor que cuando se embarca en aventuras bélicas perdiendo la cabeza. Es verdad que la obsesión por el músculo resulta peligrosa, tanto para el obsesionado como para su entorno, pero también hubo casos contrarios. Cinco o seis años antes del ataque a Pearl Harbour, el Ejército estadounidense tenía apenas tres divisiones, aunque habría que sumar a ello la Flota, basada precisamente allí. Aquella situación, como sabemos, no aportó beneficios algunos a los aliados de EEUU en el escenario internacional.

Es posible que EEUU deje de se la primera potencia del planeta pero siempre seguirá siendo una nación poderosa e influyente. Por tanto, las otras grandes potencias quisieran tener una idea más clara acerca del cómo EEUU pretende comportarse en el mundo.

Faltan 17 meses para que se agote el mandato presidencial de George W. Bush. Es mucho tiempo pero, a juzgar por todo, no puede haber transiciones breves hacia una etapa nueva y aún desconocida de la política global.

____________________

Dmitri Kosyrev, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris