Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Amigos de dientes afuera

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 12 de agosto de 2007, 22:26 h (CET)
Lo malo de criar cuervos es que te expones a que te saquen los ojos. Es evidente de que cuando la política exterior de un gobierno sigue una senda errante, lo más probable es que se de de narices con algún obstáculo y eso, sin duda, es lo que le está ocurriendo al señor Rodriguez Zapatero desde que se hizo cargo del gobierno de la Nación. La política internacional de un país es, quizá, la más difícil de las asignaturas para un Jefe de Gobierno.

Los intrincados hilos que mueven la diplomacia mundial requieren una gran
dosis de prudencia, una extraordinaria clarividencia y un conocimiento
detallado de lo que está ocurriendo en cada uno de los países con los que se
tiene relación. Es por ello, que no valen actuaciones temerarias de cara a
la galería, como fue la precipitada retirada de las tropas españolas del
Irak. No hay duda que Zapatero y los ministros que le aconsejaron pensaron
que era una gran baza respecto a nuestra política interior, porque
satisfacía los deseos de los españoles que votaron a los socialistas; sin
embargo, fue un error garrafal que irritó a los EEUU, sorprendió en Europa y
dejó perpleja a la misma ONU que, pocos días después, confirmaba la
necesidad de que las tropas de la coalición permanecieran en Irak para
Desde aquella primera pifiada no podemos decir que nuestro canciller de
Asuntos Exteriores, el ministro señor Moratinos, haya cosechado muchos
éxitos en sus peripecias diplomáticas por estos mundos de Dios. Por ejemplo,
cuando la invasión de cayucos con inmigrantes que desembarcaron en las
Canaria, las gestiones desesperadas ante Senegal y Mauritania, a pesar de lo
humillantes que llegaron a ser para España, tuvieron que acabar por ceder al
pago del chantaje económico que ambas naciones exigieron, para intentar
controlar a sus ciudadanos que querían abandonar el país. Los resultados
están a la vista. No fueron mucho más frutíferas sus gestiones en Europa que
también acabaron en agua de borrajas y en alguna cuchufleta de los paises
vecinos que, indirectamente, padeciron los efectos de una inmigración
descontrolada proveniente de las entradas de inmigrantes de Canarias en
nuestra península.
Desde que Zapatero se volcó en ayudas a los países sudamericanos –cuando
precisamente parecía que nuestras empresas iban a sacar provecho de la
amistad con sus dirigentes revolucionarios – y desde que,
incomprensiblemente, la propaganda de nuestro Ejecutivo extremaba sus
alabanzas a las “democracias” del Cono Sur y denostaba el “imperialismo
norteamericano”, en un claro desafío a los amigos de Europa –a aquellos que
la salvaron dos veces de caer en manos las dictaduras del Este y del nazismo
–; comenzamos a soportar sobre nuestras espaldas las presiones de Marruecos
sobre Ceuta y Melilla. Que obligaron a Moratinos a recoger velas y aceptar
apoyar a Mohammet VI en sus infulas expansionistas respecto a la anexión del
antiguo Sahara español al reino alahuita. El astuto rey vecino supo
aprovechar el momento oportuno, (lanzándonos a los emigrantes hacia nuestras
fronteras), sabiendo que Bush no levantaría un dedo en contra. En
Hispanoamérica hemos visto que, en la mayoría de los casos, nos han devuelto
desprecio por apoyo político; desagradecimiento por ayuda económica y, por
si fuera poco, hemos tenido que soportar que a nuestras empresas,
implantadas en aquellas repúblicas, se las haya tratado a baqueta, peor que
si hubieran sido norteamericanas.
La vicepresidenta española, señora de la Vega, que anda repartiendo millones
procedentes de las arcas del Estado o, lo que es lo mismo, de los impuestos
pagados por los españoles; después de dejar contento a Chávez con las
faltriqueras repletas a cambio de apoyar a ZP en lo de la “Alianza de
Civilizaciones”, ha tenido que aguantar directamente del señor Rafael
Correa, presidente ecuatoriano, que le espetase que tanto la Telefónica como
la empresa Repsol YPF, además de otras con intereses pesqueros en aquella
nación “deben prepararse” en la negociación de las renovaciones de sus
contratos, porque no está dispuesto a consentir que “ se lleven un solo
centavo que no pueda tener el pueblo ecuatoriano”; añadiendo, sin ambajes,
que pensaba ser “más fuerte y más firme” que su colega, el boliviano Evo
Morales. Si esto es lo que nos ofrecen las naciones que se consideran
nuestras amigas, ya nos podemos preparar para lo que nos van a exigir
aquellas que nos sean más hostiles. Tiemblo sólo de pensarlo.

Pero no escarmentamos, parece que estemos empeñados en enfrentarnos a todas
aquellas naciones de las que dependemos, como si tuvieramos una fijación
masoquista en hacernos todo el mal posible. Vean la reciente visita del
señor Moratinos a Palestina (que también ha sido beneficiaria de la lluvia
de millones que despilfarra nuestro Gobierno) para visitar al número dos de
Hezbolá, Naim Qassem, (uno de los enemigos más irreconciliables de los EEUU
y de Bush), para negociar con él, supongo que para solucionar él solo, sin
ayuda del resto de ministros plenipotenciarios de las naciones europeas (
que no han querido visitar a semejante indeseable), el problema del Líbano y
de paso el de Irán, Afganistán y el mundo entero si hace falta. Que EEUU se
cabreea ¡da lo mismo! Que Israel se mosquea,¡no importa! Todo sea por la
Alianza de Civilizaciones. Si, señores, estos son nuestros diplomáticos, los que han de negociar en nombre de esta España, desacreditada mundialmente, apartada de las grandes decisiones económicas y sociales, pero haciéndose el gallito, dando patadas a diestro y siniestro porque, según nuestro Presidente, así es como se debe hacer. ¿Qué les voy a decir?, estas son las lentejas que tenemos y que nos deberemos tragar, si Dios no lo remedia.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris