Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Nicolau Casaus, l’home del ‘seny’

Herme Cerezo
Herme Cerezo
domingo, 12 de agosto de 2007, 22:26 h (CET)
Hacía pocos días que me había acordado de él. Fue como un ‘flash’, como un pronto. Y me formulé la pregunta clásica: ¿vivirá o no vivirá? Y si vive ¿cuántos años tendrá ya? Desde que se retiró del fútbol activo no había vuelto a saber nada de él. Y hoy, de repente, me entero de su muerte. Más me valdría no haberme acordado del bueno de Nicolau Casaus.

Jamás le conocí. Siempre vi por televisión su imagen imperecedera: cabello blanco, escaso, transparente, ojos limpios y mirada amable, chaqueta, camisa, corbata y el puro, inagotablemente encendido, con un centímetro justo de ceniza, ni uno más, ni uno menos, tan cortés como él mismo. Sus intervenciones en la pequeña pantalla, tanto en los buenos tiempos, cuando el Barcelona ganó títulos, como en los malos, cuando los perdía o dejaba de ganarlos, que viene a ser lo mismo, eran comedidas, responsables y respetuosas. Y siempre, la sonrisa en sus labios, siempre, siempre.

Era Nicolau Casaus un hombre de los que no quedan, de una generación extinguida y distinguida, con una concepción del mundo y de la vida de otra época. Visto desde la distancia, era el exponente más diáfano y entrañable del ‘seny’ catalán. Un modelo a seguir, a imitar, difícilmente superable en estos tiempos que corren, tan dados a los extremos de uno y otro signo, a las subidas injustificadas de tono y a las salidas de madre. Era un hombre optimista, que siempre ofrecía un gesto apacible ante las preocupaciones, ocultando el rictus oscuro y tenebroso. Siempre el lado positivo, el esperanzado que, al fin y a la postre, es el que vale.

El eterno vicepresidente era el exponente claro de cómo ser hincha de un equipo sin despreciar a los demás. Él, ante todo, era del Barça, de su Barça, del Club de Fútbol Barcelona. Pero ser del Barça no concedía patente de corso para despreciar al resto de entidades. Y eso le granjeó admiración por todas partes. Entre sus rivales también, naturalmente.

Nacido en 1913, para mí sorpresa en Mendoza (Argentina), de padre sevillano y madre leridana, Casaus participó en la defensa de la República durante la Guerra Civil. Condenado a muerte por espacio de casi tres meses por "rojo, separatista y auxilio a la rebelión", permaneció durante cinco años en prisión antes de ser puesto en libertad. Por esta circunstancia, no pudo ostentar cargo alguno en el Barça durante la dictadura franquista, aunque ello no le privó de mantenerse siempre muy próximo a los asuntos de la entidad de la avenida Arístides Mallol. En 1978, accedió a la vicepresidencia del club, cuando Josep Lluís Núñez ganó las elecciones. Se mantuvo en el cargo durante veintidós años, en los cuales vio ganar al equipo de sus colores, ‘blaugrana al vent, un crit valent’, un total de veintisiete trofeos. Casaus, por su carácter popular y entrañable, "un hombre de concordia" en palabras del presidente Laporta, fue el gran impulsor y dinamizador de las peñas barcelonistas, más de mil quinientas en la actualidad. Retirado con el título de vicepresidente honorífico del Barça, otorgado en el año 2003 por Joan Gaspart, fue ingresado el pasado lunes en una clínica de Castelldefels donde falleció el día 8 de agosto de 2007, para mí ya una fecha infausta, un día injusto y triste, deleznable. Será enterrado el viernes 10 de agosto desde el tanatorio de Les Corts, donde se celebrarán los oficios religiosos de rigor.

Nicolau Casaus de la Fuente i Jené. Mai oblidaré la teva imatge, la teva veu... i els teus puros. Descansa en pau.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris