Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Trece contra uno

Alberto Basterrechea (Madrid)
Redacción
jueves, 9 de agosto de 2007, 00:13 h (CET)
Como les cuento. Hace nada, en Almuñécar, un joven rumano que iba caminando por la calle rozó sin querer a una chica y se montó la caza del zorro. Los acompañantes de la chica no se lo podían creer. ¿Un rumano rozando a nuestra gachí? Adónde vamos a llegar.

Pertrechados de botellas y bates de béisbol, fueron a por él en número de trece. Trece contra uno. Ya se sabe: los rumanos son de agárrate y, además, muchos de nuestros connacionales, algunos de sólo catorce años, aún no se habían sacado el cinturón negro.

Y ahora la parte tremenda de la historia. Ese joven peligrosísimo que llega fingando, con las espaldas apaleadas, hasta donde está su padre. Ese padre que organiza una defensa estéril de antemano. Ese padre que, heroico, le dice al hijo: “Me voy por este lado para despistarlos y tú escapas por ahí”. Y le sale tan bien que los trece desgraciados autóctonos se olvidan de su hijo y se van a por él. Y se acercan cada vez más, y lo alcanzan y, en fin, para qué seguir.

Despertó en el hospital sin móvil ni cartera. Le dieron treinta y seis puntos en la cabeza. Prueben a contar de uno a treinta y seis. Se tarda bastante. Tanto, que yo he tenido tiempo de acordarme de los políticos ineptos que identifican inmigración con violencia. Como si en estos asuntos, desgraciadamente, la cosa no estuviera muy bien repartida.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris