Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Un presidente magnánimo

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
jueves, 9 de agosto de 2007, 00:07 h (CET)
Con el mismo gesto mayestático con que Caracalla regalaba la ciudadanía romana a todos los extranjeros o Calígula nombraba cónsul a su caballo y repartía dádivas entre la plebe, nuestro augusto Presidente del Gobierno, en un arranque de su magnánimo corazón, ha decidido que se entreguen 2.500 euros del erario público por cada niño que nazca a partir del momento en que alumbró tan grandiosa idea.

No se trata de una medida estudiada, planificada, financiada, que el gobierno vaya a proponer al poder legislativo para su tramitación por los cauces reglamentarios. El poder ejecutivo y el legislativo, tanto tiempo confundidos, hace innecesario seguir manteniendo la ficción de “parlamentar”. El partido en el gobierno sabe perfectamente que cuenta con el voto interesado de la mayoría que dirán amén a todas sus propuestas. La oposición: ¡bah! Habrá que terminar suprimiéndola, ya que las pocas oportunidades que el reglamento les concede para hablar, en lugar de agradecerlas, las utiliza para crispar a la población y desgastar al gobierno.

El gobierno conoce, mejor que los ciudadanos, lo que éstos necesitan. Los que se quejan son los eternos insatisfechos, enemigos del progresismo salvador que Rodríguez Zapatero quiere regalarnos a la fuerza. ¡Que nadie objete nada! Como decían los del Río, cuando el referendum europeo, hay que hacer lo que digan los de arriba, los que saben.

Nuestro Gran Hermano Rodríguez Zapatero ha estimado, en su magnanimidad, que para traer un niño al mundo hacen falta 2.500 Euros. Cada persona que reciba esta cantidad puede ser un voto seguro para el PSOE, pues la gente no se da cuenta de nada, sino que agradece recibir dinero del Estado. Dinero que el Estado nos ha sacado antes a todos mediante sutiles artimañas, pero esto pasa desapercibido. Los que reciben devolución del Impuesto sobre la Renta se ponen contentísimos en lugar de enfadarse porque el gobierno le ha retenido en exceso de su sueldo. Si cualquiera deja de pagar algo a Hacienda, se lo reclamarán con recargos e intereses, pero si te han cobrado de más, lo que te devuelven no va incrementado con interés alguno.

Se nos dice por el ministro Sr. Caldera, que con esta prestación por nacimiento nos ponemos a la cabeza de Europa en ayuda a la familia en ayudas directas. Estas últimas palabras, dichas como de pasada, ponen al descubierto la realidad de que España es el país de Europa que menos dinero destina a la familia. Es decir, el gobierno, que administra el dinero de todos los españoles, decide las prioridades de inversión, las subvenciones rentables en votos, los pingües gastos de representación pero dedica menos del uno por ciento del PIB a la familia, mientras que el conjunto de la Unión Europea dedica el 2,20%.

La familia necesita ayuda, pero sobre todo necesita que no se le siga destruyendo con medidas que la hacen cada vez más frágil e inestable, que no se le sigan mermando competencias en la educación, que las políticas de conciliación de la vida laboral y familiar sean efectivas, que la vivienda no sea una pesada carga que condiciona toda la vida, etc. etc..

Pero para estos progresistas la familia no tiene apenas valor, representa algo superior y anterior al resto de las organizaciones sociales y políticas, por lo que debe desaparecer en el maremagnun de otros modelos de convivencia que se ofrecen como equivalentes.

No nos dejamos engañar. Los gastos en pañales y en alimentación de cualquier bebe superan los pregonados 2.500 euros. No nos conformemos con migajas sino exijamos una forma de gobernar más justa y más respetuosa con los ciudadanos, en los que reside la soberanía popular. Votar cada cuatro años no legitima que los elegidos como nuestros representantes, quieran adoctrinarnos, ni legitima que administren a su capricho nuestro dinero y mucho menos que el Presidente del Gobierno actúe con la prepotencia de los antiguos césares del bajo Imperio.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris