Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Días para la historia

Pascual Mogica
Pascual Mogica
jueves, 9 de agosto de 2007, 00:07 h (CET)
Cuando Aznar, vuelve a hablar de “disolución nacional”, ya sabe usted, a aquello de que “España se rompe”, “España se balcaniza”, hay muchos españoles que se dirán: “Ya está este aquí con la misma milonga de siempre”. A estos yo les aconsejaría que no juzgaran tan a la ligera las afirmaciones de Aznar.

En ocasiones hay que echar mano de los documentos que nos recuerdan frases y hechos y en esta ocasión nada como las hemerotecas para recordar que un “histórico” día: el 21 de abril de 2005, José María Aznar, pasaba a ser miembro del Consejo de Estado y de su discurso de entrada quiero destacar la siguiente frase: “Por encima de las orientaciones políticas propias de cada Gobierno prevalezca la continuidad histórica de España y la voluntad de convivencia en libertad”. Es decir, que Aznar nos decía a los españoles que él lucharía por “defender la continuidad de España”.

Pero hay otro día para la “historia”: El 21 de junio de 2006, justo 14 meses después de integrarse en el Consejo de Estado, aquel que nos garantizaba “la continuidad de España” decidió irse a las “misiones” y se fue por esos mundos de Dios a asesorar a magnates y a empresas multinacionales para ayudarles a salir de la pobreza de la miseria y de la indigencia y a hacerse más ricos de lo que ya lo eran. Pudo más “su vocación misionera” que su “amor” a España y su deseo de mantener vivo el espíritu de los Reyes Católicos. Lo hace por vocación y no por dinero como muchos malintencionados dicen que lo hace. ¿Si le pagan que va a hacer él? ¿Despreciar el dinero? Eso sería un acto de mala educación y él es incapaz de hacerle un feo a nadie.

Y así nos dejó Aznar a los españoles con su marcha. Tristes, cariacontecidos e indefensos ante los “enemigos” de España, pero él estaba destinado a empresas mayores: La docencia, el asesoramiento financiero e inmobiliario todo ello unido a la promoción del sector vitivinícola, le estaban esperando para mayor “gloria” suya y de España. Su nombre, sin duda alguna, se añadirá al de los españoles más lucrados, perdón, quiero decir al de los españoles más ilustrados, en que estaría yo pensando.

No obstante nunca agradeceremos bastante a Aznar, su “españoleo” por aquellos lejanos países que visita y que siempre él aprovecha para decir que España se rompe y que esto es un desastre, lo cual con toda certeza sirve de acicate para que inversores de esos países que visita se “decidan” a invertir en España ante tan “dulces” cantos de sirena.

En fin, a los españoles nos duró poco la “protección” de Aznar. La pela es la pela.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris