Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

Otro ejemplo más

Xabier López de Armentia
Opinión
martes, 7 de agosto de 2007, 23:20 h (CET)
Durante este fin de semana hemos asistido a la última de las incongruencias realizadas por el PSOE. Una vez más han sido objetivo de tales acciones las tierras euskaldunas. Navarra, cuna de la civilización vasca, expresó a finales de mayo mediante sus votos cuanto menos un cambio en la política llevada hasta el día de hoy por UPN. No podemos hablar de que se realizase un amplio castigo a la política llevada a cabo por los hijos bastardos del PP en Navarra pero si un gran toque de atención, dejando la posibilidad de crear futuros gobiernos de coalición abierta.

Antes, durante y después de las elecciones hemos asistido a una verdadera obra de teatro encabezado por Fernando Puras y Miguel Sanz. Una tragicomedia más bien, ya que había momentos en los que parecía una comedia al más puro estilo de los hermanos Marx, truncada a final de la misma por una tragedia, caracterizada esta vez por todas aquellas personas que depositaron su voto confiados en una opción de cambio, progresista y que otorgase a Navarra el lugar que se merece.

Los resultados de las elecciones otorgaron a priori un escenario muy clarificador. UPN y CDN se quedaban a un escaño de la mayoría absoluta, 24. Si nos preguntamos porque es necesario que este partido – UPN – necesite de una mayoría absoluta para ascender a lo más alto de las instituciones navarras la respuesta es muy fácil. UPN se ha convertido en los últimos años en un partido retrógrado, conservador y de muy pocos amigos. Tan pocos amigos tiene que sabía desde un primer momento que de no conseguir la mayoría absoluta por si mismo – junto con CDN – no sería el puesto de Presidente de la Comunidad Foral de Navarra para ellos.

El resto de fuerzas se repartieron el pastel, otorgando a Nafarroa Bai un segundo puesto muy merecido compartido con el PSN, ambos con 12 escaños. La llave de gobierno por tanto quedaba en manos de Izquierda Unida de Navarra con 2 escaños. Los federalistas navarros tenían muy claro con quien no querían pactar, desequilibrando la balanza a favor de la opción de cambio encabezada por el PSN y Nafarroa Bai.

30 reuniones entre dirigentes de Nafarroa Bai y PSN; más de media docena de encuentros trilaterales entre PSN, Nafarroa Bai y IUN; infinidad de ruedas de prensa; más de 30.000 hojas de papel... nada ha servido para crear un gobierno de cambio en Navarra. Ni las miles de protestas de la inmensa mayoría de los militantes del PSN; ni las cesiones de Nafarroa Bai, dejando a un lado sus demandas identitarias y centrándose en políticas de izquierda; ni, y por qué no decirlo, las decenas de insultos, mentiras, acusaciones, etc, vertidas por UPN hacia los socialistas navarros, han servido para crear un gobierno alternativo en Navarra.

Todos estos esfuerzos realizados se han ido al traste simplemente por una razón, las Elecciones Generales. A ocho meses vista de las Elecciones Generales, el PSOE no quería tener un frente de desgaste abierto en Navarra que le supusiese el trono de La Moncloa. Pasados los “problemas” del Estatut y sus complejas “amistades” con ERC; la tregua y las negociaciones con E.T.A.; De Juana, los inhibidores y Endesa... el Partido Socialista no quiere abrir nuevos frentes de desgaste ya que ha visto como su ventaja sobre los populares se ha visto recortada e incluso superada en ciertos momentos por los populares.

La decisión de entronar a Miguel Sanz como nuevo Presidente de la Comunidad Foral de Navarra, facilitada por la abstención de los socialistas navarros ha sido tomada en Madrid por un “consejo” formado por el Secretario de Organización, José Blanco; Oscar López, adjunto a Organización; López Garrido, portavoz parlamentario; Rubalcaba, vocal de la ejecutiva y Ministro del Interior; Carmen Hermosín, responsable autonómica y Álvaro Cuesta, secretario de Política Municipal. Este consejo desoyó la propuesta que llevaban desde Navarra los socialistas encabezados por Puras y Chivite, como si de una decisión tomada en un bar se tratase. Aunque estos últimos fueran partidarios de la misma decisión que sus hermanos “centrales”, no tuvieron más remedio que presentar la misma debido a la inmenso calado que tenía dentro de la militancia.

¿Qué va a suceder a partir de ahora? El pronostico que se vislumbra se antoja cuanto menos complicado. Muchos dicen que de esta manera el PSOE se evitará un frente de desgaste abierto con el PP y que así puede llegar a las generales con opciones. Otros tantos pensamos que el mero hecho de “tontear” con la opción de cambio en Navarra le pasará una factura que difícilmente volverá a recuperar a corto plazo. Los ciudadanos navarros ven en el PSN un partido con pocos principios y lo más importante de todo, con su “palabra” muy deteriorada. Una cosa tengo clara: de esta situación saldrá enormemente reforzada Nafarroa Bai. Con esta decisión tomada desde Madrid los socialistas han conseguido principalmente dos cosas: Hundirse definitivamente y conseguir que UPN consiga la próxima vez la mayoría absoluta que tanto ansía.

La situación para los socialistas navarros es en estos momentos altamente crítica. El partido se encontraba divido en dos facciones anteriormente. Una de ellas encabezada por Chivite, de corte más españolista y regionalista navarro y la otra por Lizarbe, partidario de alianzas con los nacionalistas vascos y de corte mucho más progresista. Ambos tuvieron su enfrentamiento más directo en 2004 cuando Chivite le arrebató a Lizarbe la Secretaría General del partido por un estrecho margen – 52,3% de los votos –. Esta situación se ha visto agravada con la decisión adoptada por Chivite y Puras y por “Madrid”.

El partido, sumergido en una crisis que podíamos llegar a catalogar de existencial, ya que pocas no han sido precisamente las voces que se han alzado apostando por el abandono máximo de sus militantes y la creación de un nuevo partido, se antoja difícil de manejar. Pidiendo en Navarra las cabezas de Chivite y Puras sobre la mesa; gobernando Miguel Sanz de nuevo y el nacionalismo en pleno auge, sitúan a los socialistas navarros en una tesitura no muy amable, que les hará tomar una decisión muy importante lo antes posible.

Por último, sin querer entrar a valorar muy extensamente la acción emprendida por el socialismo español, sólo quisiera preguntar a los socialistas si este es su modelo a seguir en la composición de los gobiernos autonómicos. Utilizar la manipulación, la demagogia, la mentira, la estafa... eran acciones que atribuía personalmente a los populares, pero creo que valdrían muchos de estos adjetivos a las últimas acciones emprendidas por los socialistas.

Socialistas españoles, ¿Os suena de algo la palabra “ética”?

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris