Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

A una persona que me 'quiere muchísimo' y sin embargo, me detesta

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 6 de agosto de 2007, 23:16 h (CET)
En primer lugar agradecerle su “moderada” crítica. Comparto con usted lo de la “libre expresión” que, sin embargo, parece que usted quiere censurarme. Verá, querida amiga, cada cual tiene sus propias ideas y, aunque usted las vea retrógradas, a mi me parecen muy de actualidad y, por desgracia, muy justificadas dadas las circunstancias políticas por las que estamos atravesando. No dudo de que usted es una “progre”, lo que me parece muy bien, y también me parece muy acertado que no comulgue con mi ideario; pero vea usted, somos tan pocos los que le ponemos reaños para enfrentarnos con el poder; somos tan escasos los que al pan le llamamos pan y al vino, vino; que el hecho de que nuestros artículos pongan nerviosos a nuestros adversarios políticos me llena de orgullo y, porqué no decirlo, la eventualidad de que personas como usted me pongan como chupa de domine me proporciona una propaganda gratis que tampoco me viene mal.

Usted, querida contrincante, confunde arrogancia con dialéctica y, perdóneme que le rectifique, pero yo nunca me meto en la vida de las personas; sí lo hago con el Gobierno que padecemos, sí me meto con los políticos que traicionan a nuestra patria y, sí me defiendo de quienes pretenden acallarme porque no les gusta leer lo que les puede perjudicar. Por ejemplo, usted se queja de que me meto con los homosexuales, pues tengo que decirle que se equivoca; lo que hago es reprocharles sus boutades públicas, sus manifestaciones horteras y su exhibicionismo revanchista. Sin embargo respeto, y siempre lo he dicho así, que tengan esta tendencia y que hagan lo que les de la gana pero sin aspavientos, sin vanagloriarse de su condición ni hacer propaganda de ello. Lo mismo criticaría de una pareja heterosexual que se manifestara en público de similar forma.

Por otra parte, no le consiento a nadie que me diga lo que tengo que hacer en mi tiempo libre; sin embargo se lo voy a decir: lo que me da la gana. Y, naturalmente, no es usted quien para decirme lo que debo escribir y lo que no debo, por el simple hecho de que le disgusta. Es algo que, definitivamente no le importa. También me critica que prejuzque a la gente sin conocerla que es, exactamente, lo que ha hecho usted en su escrito conmigo. Debiera saber distinguir una crítica política o un artículo de opinión de lo que se escribe en la prensa rosa. Lo que hacemos, señora mía, no es juzgar a las personas, sino a su comportamiento público, a su trayectoria política o a su particular actividad y comportamiento cuando puede influir en la opinión pública para escandalizarla o perjudicarla. Según su particular opinión, por lo que veo, sólo podrían escribir los que están de acuerdo con su pensamiento, también retrógrado, afin a la izquierda trasnochada, amoral, y tercer mundista.

Otro punto en el que está confundida es, cuando afirma que no hago más que destruir. Supongo que el hecho de que critique al gobierno del señor Zapatero, a sus ministros, a su comportamiento y a la forma en la que dirigen la Nación puede parecerle inconveniente, pero vea usted que lo que le disgusta, lo que me achaca de destructivo para mi y, para otros muchos, es muy constructivo porque contribuye a dejar constancia de los errores que cometen las personas que tienen la obligación de velar por España, su ciudadanía ( incluso por usted y los que piensan del mismo modo) y su perviviencia como un Estado solidario e indivisible ( relea la Constitución y verá que asi lo tiene establecido) Destruir lo malo, criticar los pactos con ETA, apoyar a las víctimas del terrorismo, estar en contra de los separatismos, señora mía, no es destruir, al contrario es intentar que la España que nos legaron nuestros antepasados siga siendo la misma que podamos dejar a nuestros hijos. Usted seguramente preferiría que fuera distinta, está en su derecho, pero me debe respetar el derecho a pensar de otra forma. No me ha dado ningún argumento, ninguna razón, dato o demostración que rebata lo que digo en mis artículos, se ha limitado a desacreditarlos. Ha cargado contra mí como si fuera el Séptimo de Caballería, pero sin los mosquetones ni las espadas, completamente desarmada. Escriba usted sus artículos y convénzame, si es que puede, mientras tanto respete mi libertad de expresión.

Quisiera aclararle algunos puntos de su carta. Uno de ellos es que no percibo ni cinco céntimos por lo que publico, en la redacción se lo podrán confirmar; en segundo lugar, demuestra con su repudio hacia el señor Bush pertenecer a este grupo de personas que han sido adoctrinadas en contra de EEUU precisamente por ser los únicos que impiden que el rojerío se extienda por todo el mundo y, en tercer lugar, una recomendación: cuando me acuse no lo haga diciendo que tengo “una personalidad…jurásica” y seudo derechista, porque soy de derechas y así me confieso pero, sin embargo, dificilmente se me puede atribuir tener nada que ver con el periodo jurásico, entre otras razones porque el jurásico se calcula que data de hace 180 millones de años, o sea de cuando los primeros reptiles gigantescos, los archaeopteryx litográfica y otros dinosaurios. Los humanos, para su información, somos mucho más recientes, más o menos desde el Pleistoceno o sea de hace, aproximadamente, un millón de años. Dificilmente se me puede comparar con una época en la que no existía nuestra raza.

He contestado a su escrito para dejar clara mi postura y mis ideas, pero será el primero y el último al que responderé, simplemente porque no tengo tiempo para perder.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris