Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

La vuelta de María San Gil

Pascual Mogica
Pascual Mogica
domingo, 5 de agosto de 2007, 07:45 h (CET)
En primer lugar celebrar la vuelta de María San Gil y desearle, en lo personal, todo lo mejor de este mundo.

Hay momentos y situaciones en la vida de las personas que nos llevan a diferenciar lo malo de lo bueno, lo justo de lo injusto, el egoísmo de la solidaridad, lo irracional de lo racional, lo insensato de lo sensato, la falso de lo verdadero, y sobre todo a distinguir algo muy importante: Lo irrespetuoso de lo respetuoso. Son esos momentos de la vida en que como solemos decir “le hemos visto las orejas al lobo” y es a partir de esa circunstancia cuando uno se da cuenta de cual ha sido su actitud a lo largo de su vida en lo que respecta a tener una buena convivencia con sus semejantes y a guardar el debido respeto a las personas y a su inteligencia.

María San Gil, ha vuelto, y ha vuelto con los mismos esquemas políticos con los que nos dejó temporalmente por circunstancias a nadie deseables. María San Gil, ha vuelto afirmando e intentado hacernos creer a los españoles que el Gobierno de Zapatero está sustentando y alentando como nunca la ofensiva nacionalista con ETA a la vanguardia. María San Gil, muy posiblemente por sus problemas de salud, que deseo estén todos ellos superados, ha vuelto después de varios meses de ausencia del escenario político y por lo que se deduce de sus palabras no ha estado atenta a lo que los medios de comunicación han publicado sobre la detención de etarras y el importante daño que estas detenciones han producido en la dirección de la banda terrorista.

La reflexión, el análisis de lo que ha sido hasta ahora su vida política no han tenido cabida en su mente en estos últimos meses, es natural cuando se padece una enfermedad tan terrible, y María San Gil, ha vuelto igual que se fue, sembrando el temor, la duda, el miedo y la mentira. La vida y en especial cuando se vuelve a disfrutar de ella y sobre todo de la salud, debe hacernos mejores y dejar que los demás piensen libremente dejando de lado todo intento de manipulación.

Noticias relacionadas

Dame el petróleo y toma el manual de USAID

El petróleo atrajo revoluciones y guerras en América Latina, confirmando que la riqueza del subsuelo sentenciaba la tragedia del pueblo que habitaba su suelo

Crecidos por la discordia, desbordados por la violencia

Menos bombas y más abrazos, menos armas y más alma

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris