Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Siestas con telenovela

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 5 de agosto de 2007, 07:45 h (CET)
Hoy traigo a colación el tema de esta moda cálida de ofrecer tras el copioso almuerzo los capítulos más intrigantes de historias ajenas que se nos hacen propias, asomándose en la televisión a nuestras salas y a nuestras vidas como una ventana ociosa que todo lo vigila y enternecernos con ellas para relajarnos de otras historias más propias de nosotros, más reales, historias que pese a ser interesantes debido a las inadecuadas horas que salen a la luz, nos duermen.

Hace años que la siesta española, ese maravilloso invento y esa inevitable costumbre asociada a los cuarenta grados a la sombra, se asocia también al sopor estival que produce la tele, desde la fuerza de su pantalla. La tele ronronea en los veranos como si de una nana para adultos se tratara. Y los bellos durmientes se rinden a ese ronroneo fatal a pesar de estar acompañados de la frescura de aires acondicionados por estas fechas muy incondicionales.

Pero las telenovelas siguen ahí indestructibles, a pesar de las modas televisivas, como los antiguos capítulos de novelas de nuestros abuelos en papel amarillento por entregas o las viejas series radiofónicas, engarzándose unas en otras sin sosiego, sin un respiro de publicidad que te haga apagar el aparato al momento al escuchar el tema de la canción que te anuncia el final del capítulo y que, casualidad, suele estar cantado por la famosa protagonista.

Así, disfrutamos del suave acento de los actores que pese a tener todo el aire de llegar de Miami no pueden evitar los seseos y ceceos de su spanglihs.
Quién dijo que no se aprende con las telenovelas, quién reniega de ellas, cuando en agosto no hay mejor nana que nos acompañe en las siesta. Sinceramente, disfruto con su vocabulario a veces muy lógico si piensas de la familia semántica que proviene la palabra, pero nos sigue sorprendiendo que allí esos vocablos tan lógicos estén tan extendidos, tanto como que no se utilicen aquí, a este lado del “charco”.

Las gaviotas, las viudas de blanco, las lucecitas y otras jóvenes de cristal que se inmiscuyen en nuestras vidas, por la siesta española se hacen bellas y dignas de ser heroínas de estío, a pesar de estar sus vidas muy embarulladas y de aparecer su dignidad a menudo en la picota. Pobre del que se pique con su venenillo veraniego inhalado en cada siesta porque ya no será capaz de discernir sus propios problemas de los inventados por estos personajes. Claro que ahora escuchar y ver una telenovela no es como antes, ahora tenemos Internet y sólo para los que no pueden aguantar la impaciencia de saber lo que le ocurre a esas “santas protagonistas” la tarde venidera les diré que pueden consultar en varias páginas web donde algún chivato desocupado se ha preocupado de investigar qué les ocurre a los protagonistas y dice lo que dice fulanito o menganito sin pudor alguno de desvelar la dosis de enganche diario en tardes laborables.

Así, no he podido caer en la tentación de lo que le ocurre a mi protagonista favorita en el capítulo 98 yendo como va por el 50, y me he quedado tan satisfecha que se ha roto el hechizo novelero; creo que ahora no me dejaré engañar, no como para perderme mi idolatrada y merecida siesta. ¿Y cómo así?

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris