Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

Algo que no casa

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 2 de agosto de 2007, 00:49 h (CET)
“Las noticias que tú me das no casan con las que yo tenía”, recoge el diccionario de María Moliner como ejemplo de utilidades al uso del verbo “casar”. Algo de esto ocurre cuando la gente oye o lee noticias que no encajan con lo que tenía entendido. Los acontecimientos vividos recientemente o guardados en la memoria, forman el bagaje de conocimientos de cualquier ciudadano superficialmente enterado del mundo en que vive. Con todos ellos se ha hecho la composición de lugar con la que “entiende” por dónde van “los tiros”, o, sencillamente, las cosas, que tampoco es para tanto. De ahí, surge un sentimiento de escaso entusiasmo, o al menos de reserva, ante cualquier novedad. Cuando sea, intentará “casar” lo nuevo con lo que tenia asimilado, y seguirá viviendo, ocupándose de lo suyo que nadie le va a resolver gratuitamente.

Se tiene un conocimiento histórico del proceder etarra salpicado de asesinatos, extorsiones, rebuznos y coces de los enjuiciados dentro de sus paredes de cristal irrompible de la Audiencia Nacional, y se sabe, más o menos, de las idas y venidas consecuencia de las negociaciones del gobierno con la banda nacionalista del terror. Así como, de los “cantes” de Otegui -auténtico portavoz de la izquierda criminal-, y del “baile” de Juana entre cárcel, hospital y paseos en libertad. Un detalle curioso y no desapercibido: los escoltas de policía vasca que le acompañaban no llevaban pasamontañas que ocultaran sus rostros.

Más, todo cambió a raíz de las últimas elecciones municipales. Un arrinconado partido nacionalista, ANV, se desempolvó, y se discutió de hasta donde podía presentarse, y alcanzó un centenar de cargos en los ayuntamientos vascos y navarros. Y no pasó nada, tan sólo algunas trifulcas a la hora de constituir municipios, como el ya comentado caso de la alcaldesa de Lizarza (Guipúzcoa).

De repente, por el aparente desacuerdo en la negociación, la banda acuerda suspender el “alto el fuego”, y decide que en lo sucesivo actuará según su estilo, y “en todos los frentes que pueda”, a partir de un inquietante y preciso día y hora. Y, aquí es donde no empiezan a casar las piezas de este rompecabezas que afecta a todo el mundo, pero que, como si estuvieran boca abajo, no hay manera de ordenar pieza con pieza. Llegó ese momento de la interrupción de atentados, y tampoco pasó nada. Seguro que las fuerzas de seguridad habían tomado sus medidas, y la gente prosiguió con su vida como si no fueran ellos los objetivos de la amenaza.

Sucedió, que, el Gobierno sigue asegurando que pueden darse atentados en cualquier momento, pero, afortunadamente, hasta ahora, nada ha sucedido. En su lugar, etarras dispersos por el mundo, desde Portugal hasta México y Canadá, fueron detenidos y repatriados, y una copiosa colección de ellos en la vecina Francia. Además de los “trincados” en suelo español. Conclusión: gracias al buen gobierno, y a la eficacia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los etarras han fracasado en sus intentos de atentados, y una buena lista de ellos ha sido “enchironada”. Con todo ello, y ojalá siga siendo así, la banda no mata, y están siendo expuestas sus fotos y públicamente detenidos y puestos a disposición del juez.

Los cabezas visibles Otegui y De Juana, están calladitos y en sus respectivas cárceles. Pareciese que el éxito policial es manifiesto para satisfacción del ciudadano. Más, cabe preguntarse, ¿es comparable la actual situación con aquella en que “reventó” la T4 de Barajas horas después de que Zapatero “tranquilizara” al país? ¿Está siendo detenida la ETA, o, tan sólo, una parte de ella? ¿Será esta parte la díscola con respecto a los cabecillas negociadores? ¿Se han recogido en zona segura unos, y señalado abiertamente a los que no estaban de acuerdo con ellos en los intríngulis de la banda? Algo hay que no casa.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris