Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El PSOE enfoca su ventilador hacia el PP

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 1 de agosto de 2007, 01:05 h (CET)
Bien señores, hoy podemos empezar comentando el “corte” que la nueva y flamante, valga la redundancia, señora ministra de la Vivienda (me pregunto para qué sirve un ministerio que carece de cualquier competencia, porque todas han sido transferidas a las comunidades autónomas) le dio a un periodista británico de la BBC, cuando le pregunto lo que opinaba sobre un supuesto pinchazo de la burbuja inmobiliaria en España. La respuesta de Carme Chacón fue expedita y cortante:” Vamos a terminar ahora mismo, si no le importa”. Dejando aparte la falta de diplomacia de la ministra, más teniendo en cuenta que la BBC no es una emisora cualquiera, nos queda la duda de que, aparte de la excusa oficial que posteriormente se ha dado o sea el socorrido “no estaba en el guión” a mi se me ocurren dos posibilidades: la primera que la ministra no quisiera admitir la posibilidad de que el crak pudiera convertirse en una realidad y, segunda, que no tuviera la más mínima idea de lo que tenía que constestar. Yo, particularmente, apuesto por la segunda. Y es que el señor Zapatero prefiere, sin ninguna duda, rodearse de ministra adictas ya que no las consigue competentes.

En realidad, para un observador profano, la política de nuestro Presidente se está basando en un modelo en el que los soviéticos y, en particular, Joseph Stalin fueron verdaderos maestros. Deshacerse de sus enemigos y adversarios, entre los cuales se encontraban muchos de sus compañeros de partido, utilizando el sistema de achacarles presuntas infidelidades a la causa, atribuirles intervención en supuestas tramas conspiratorias o, simplemente, quitándolos de en medio por métodos expeditivos, acusándolos de ineptitud, sin molestarse en dar cuenta a nadie. Es evidente que nuestro Rodriguez Zapatero ha aprendido la lección y la aplica al pie de la letra. El quiere ganar las próximas elecciones sea como sea, sin importarle el método para conseguirlo, ni las formas ni, mucho menos de quien se ha de desembarazar, para lograr su objetivo. Hay que reconocer que en ello recibe la inestimable ayuda de sus amigos separatistas de Catalunya y del, nunca bien ponderado, señor Llamazares, que incapaz de hilar un discurso político propio, se conforma con actuar de lazarillo del partido que ostenta el poder.

No hace falta ser un lince para ver de qué forma más descarada se aplican el PSOE y todos sus partidos parásitos en desviar cualquier error, desgracia, metedura de pata o demostración de incompetencia para gobernar. hacia su blanco preferido: el PP. Si se hunde el Don Pedro en Ibiza, culpa del PP por estar alguno de sus miembros relacionado con la armadora del barco ( después resultó que nada de nada, pero ya habían sembrado la cizaña); si fracasa la negociación con los terroristas de ETA, culpa del PP por ser desleal con el PSOE ( se olvidan de que ellos traicionaron previamente al PP iniciando los contactos cuando gobernaban los populares y a sus espaldas); que se produce un incendio en Guadalajara, culpa del PP por no haber colaborado ( luego se ha demostrado que rechazaron su colaboración y todavía sigue el caso de sus responsabilidades sub júdice, habindo rechazado el tribunal el informe oficial); que ETA rompe la tregua, pues a Aznar también le ocurrió ( no citan las causas que diferencian los dos casos, por supuesto); que mueren soldados en el Líbano no pasa nada, peor fue la guerra de Irak ( que no registró ninguna baja en combate); si se interviene vulnerando la legislación sobre la materia sobre la Opa de EON, era para impedir que los populares metieran mano en Endesa porque Pixarro era su amigo; etc.

Pero fíjense los dos últimos casos donde la desvergüenza llega a los límites de lo chabacano. El primero se ha producido después del apagón que ha mantenido y mantiene a Barcelona en la penumbra, que ha causado millones de euros de pérdidas y el furor en toda la población por la ineptitud del Gobierno, tanto el Gobern del Tripartit como del Central, de los servicios técnicos municipales y de la compañía suministradora; pues bien, en lugar de asumir cada cual su parte de responsabilidad, lo achacan Madrid, la culpable de todo lo malo que ocurre en tierras catalanas. Como no tienen otro cabo al que agarrarse, para sacarse el muerto de encima sale un sujeto del PSC, un tal Iceta, que con el mayor desparpajo e insolencia, se atreve a acusar al señor Pizarro de haber sido el causante del percance porque está resentido con Catalunya por la Opa de Gas Natural; ¡oigan, y se queda tan Pancho el malandrín! El segundo caso es el rocambolesco y pintoresco caso del espía. Un espía regordete, con cara de buen hombre y sin el atuendo típico que caracteriza a los “James Bond” y a los “Chacal”. Un espía que ya el PP había expulsado del CIS y advertido al Ejecutivo de Zapatero de cuales eran sus actividades. Como es natural lo han sacado a relucir en el momento oportuno, cuando más falta les hacía distraer la atención de los ciudadanos todavía conmocionados por el apagón de Barcelona. Un espía al que, en vez de ocultarlo, en vez de disimular y actuar con disimulo, lo pregonan con bombo y platillos al estilo de los bandos de los pueblos.

¿Saben ustedes por qué? Pues porque también se lo quieren endilgar al PP. Como no podía ser menos el culpable vuelve a ser el PP. Nada de presentar una enérgica protesta diplomática ante Rusia: nada de que el inefable Moratinos llame a consultas al embajador ruso; nada de expulsar a alguno de los diplomáticos de la antigüa Unión Soviética. Una insólita declaración pública, con luz y taquígrafos, del Jefe del CIS señor Diaz y una anunciada comparecencia ante el Parlamento para… ¡el mes de septiembre! Por lo visto, después de destapado el enredo, no corre prisa darle carpetazo; quizá porque lo que se pretendía era tender una cortina de humo sobre lo de Barcelona que, sin duda, puede ser peligroso para la imagén de Montilla y el Tripartito. Lo primero son las vacaciones, el buen nombre de España no importa; la repercusión que el caso puede tener en el resto de Europa y en la credibilidad que puedan tener nuestros servicios secretos ante la UE no nos preocupa porque, ¡nuestros ministros, agotados de tanto trabajo, tienen derecho a sus vacaciones! Aunque podríamos recordarles, con N.U.Fóscolo, poeta y pensador italiano del siglo XIX, que: “El descanso ha de sacrificarse a la conciencia y al honor”. ¡Vaya usted a hablarles de esto a los socialistas!

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris