Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Perspectiva de Levante   -   Sección:   Opinión

El apagón eléctrico de Barcelona

Domingo Delgado
Domingo Delgado
miércoles, 1 de agosto de 2007, 01:05 h (CET)
Esta semana una noticia de sucesos ha acaparado gran parte de la actualidad española. Se trata del “apagón eléctrico” de Barcelona, tras la saturación eléctrica de la red, que ha dejado sin electricidad a más de 10.000 abonados durante tres días.

Últimamente no es infrecuente que se produzcan sucesos de este tipo coincidentes con picos de máximo consumo eléctrico, sea por frío o por calor; ya que el actual nivel de vida, cada vez más tecnificado, demanda mayores consumos de energía eléctrica, y según vamos constatando, nuestra red eléctrica no está preparada para ese incremento de la demanda.

El caso de Barcelona, esta semana, no es único, pues ha ido precedido de eventos similares en otras ciudades, lo que pone en la pista de la necesaria renovación de las infraestructuras existentes. Por lo que este tipo de hechos pueden y deben evitarse, con la necesaria previsión, y consiguiente inversión.

No es de recibo que sucedan incidencias de este tipo en pleno S. XXI, pero lo que resulta más sorprendente es que las Administraciones Públicas competentes “echen balones fuera” señalando como responsable a la empresa concesionaria del suministro eléctrico, cuando la Administración tiene atribuciones legales de inspección y regulación del sector; y dado que estos hechos no son del todo imprevisibles, deberían haber dispuesto la mejora de la capacidad de la red eléctrica.

Por otra parte, las Empresas Eléctricas aún investidas de sociedades mercantiles de capital, y por consiguiente con confesos objetivos de ánimo de lucro, deberían de moderar dichos objetivos en razón de la finalidad social y pública del servicio público que prestan por concesión administrativa, y por otro lado, deberían prepararse progresivamente para la mejora en la prestación de un servicio por el que cobran importantes cantidades a sus abonados, estando así a la altura de una sociedad occidental social y tecnológicamente avanzada.

Con todo, no es el momento de las lamentaciones, sino de reparar los daños y acometer las acciones necesarias para que hechos como este no se vuelvan a producir. Y además de las justas indemnizaciones a los abonados por los daños causados, y de las anunciadas sanciones por parte de la Generalidad Catalana, se debería de insistir en el capítulo de la previsión e inversión necesaria que dote a la red eléctrica de capacidad suficiente para el aumento de la demanda eléctrica, instalando incluso redes de emergencia para una rápida reposición, en caso de accidente o fallo de la red.

Todo lo anterior, deberíamos contemplarlo desde el resto de España como caso del que sacar las necesarias consecuencias propias, pues ya se sabe: “...cuando veas a tu vecino las barbas pelar..., pon las tuyas a remojar....”

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris