Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   diseño vs tecnología   -   Sección:  

Espejos interactivos

Agencia EFE
Redacción
martes, 31 de julio de 2007, 22:00 h (CET)
Si quieres otra talla, si no sabes qué tipo de camiseta podría combinar con la falda elegida, si no alcanzas a ver si el pantalón te aprieta donde no lo debe hacer... ya no es necesario ir acompañado, unos espejos mágicos llegarán en un futuro cercano a las tiendas para solucionar todas nuestras dudas.

Una nueva forma de ir de compras y un cambio en nuestros hábitos sociales. ¿Quién va normalmente sólo de compras? Nuestra inevitable indecisión nos obliga a requerir a alguien de confianza a nuestro lado para que nos dé su opinión y nos ayude en la búsqueda de ropa. ¿Seremos capaces de otorgar esa confianza a un espejo, de alcanzar con él ese grado de intimidad?
Será cuestión de acostumbrarse, porque lo que está claro es que este invento es un apoyo para dar comodidad a las salidas de shopping, a veces tan estresantes. Una revolución para este ocio tan extendido en la sociedad.
En busca de la prenda perfecta
Ir solos de compras ya no nos producirá esa sensación de pánico habitual por no estar seguros de si nos favorece o no el artículo elegido. Salir de la boutique con la prenda perfecta nunca había sido tan fácil, ya que estos espejos nos permiten incluso saber si el corte y el color de la prenda son los adecuados en función del color de nuestra piel o cabello.

Primero fue en Nueva York y ahora esta misma tecnología llegó a Barcelona, donde han presentado un artilugio fabricado por la empresa AECOC, que reconoce por radio frecuencia un chip instalado en la ropa y ofrece a los clientes en los probadores toda la información relativa al producto.

Los datos otorgados sobre la prenda se complementan con la posibilidad de pedir otras tallas a través de una pantalla táctil instalada en el espejo. Asimismo, éste propone al cliente otros artículos que podrían combinar con el modelo elegido. Toda la información en un simple proceso interactivo con el espejo.
Las tiendas del futuro
Tener de consejero estético a un espejo puede resultar normal, al fin y al cabo es el reflejo de nuestro cuerpo y la mejor ayuda para que nosotros mismos decidamos si nos sienta bien o no el modelo. Pero que este espejo nos hable y dé su opinión empieza a sonar a cuento de magia o a película del futuro.

No es magia lo que se esconde tras ese cristal que nos refleja y nos ofrece otra visión de nosotros mismos, son horas de estudio y un gran desarrollo de las nuevas tecnologías, un avance en la interactividad entre los ordenadores y los hombres, el último uso social que nos ofrece Internet.

Sin embargo, este nuevo y útil invento no aparecerá en las tiendas en el año 2050, es una herramienta accesible para todos en un futuro muy próximo, ¿estamos preparados para seguir los consejos de un espejo?
En los probadores de las tiendas se reducirá notablemente el jaleo, nadie le gritará a su madre, a su novio o a su amiga que le busque otra talla, ni discutirá por la opinión negativa de su acompañante, ni llamará a voces a una dependienta para que le coja el bajo del pantalón. En pocos años, todas estas situaciones se resolverán pulsando simplemente unas teclas.
Nueva York, pionero en espejos parlantes
Las tiendas de alta costura de la ciudad de los rascacielos fueron las primeras en ofrecer a sus clientes durante unos días de prueba, en marzo, unos nuevos consejeros de moda, que contaban con el apoyo de estilistas de la boutique.

Los espejos parlantes se colaron en las tiendas neoyorquinas para ofrecer sus sugerencias a los exclusivos clientes y manifestarse a favor o en contra de los artículos que se probaban. El gran almacén Bloomingdale’s fue uno de los pioneros y en sus probadores el nuevo objeto advertía al usuario si la prenda en cuestión seguía las últimas tendencias de la moda.

El funcionamiento de estos espejos mágicos, llamados “Social Retailing”, consiste en la interacción con el cliente gracias a un sistema de vídeo e Internet. La instalación de una cámara tras el espejo permite mandar esa imagen a una página web a la que se puede acceder con una autorización previa.

El caso de Nueva York, más sofisticado que el de Barcelona y con más aplicaciones, requería también otra infraestructura, ya que el enlace interactivo se producía a través de mensajes de texto entre el cliente y sus allegados, quienes desde sus casas o el trabajo, conectados a Internet, le daban su opinión sobre las prendas y podían también proponerles otros artículos del catálogo de la firma.

Una de las formas de ocio más comunes de nuestro tiempo, ir de compras, será en un futuro muy cercano una actividad en la que las nuevas tecnologías jugarán un papel fundamental. Cambian los hábitos de consumo y se nos presentan facilidades para elegir los últimos diseños en moda. La revolución en los probadores la viviremos muy pronto.

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris