Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-musica

Etiquetas:   Crítica Disco   -   Sección:   Revista-musica

Chacho Brodas - Los Impresentables (Del Palo, 2007) / Hip Hop

Daniel García
Redacción
domingo, 7 de enero de 2007, 23:00 h (CET)



Pie de foto.



Chacho Brodas es el nuevo proyecto propulsado por Griffi, el 50% de Solo los Solo, y casi por unanimidad, el mejor productor nacional de hip hop a años luz del resto. Tras aquel lejano y desigual Griffi Akay lama en el funkarreo del 2015 (Avoid, 2000), el de Rubí abandona momentáneamente la doctrina de Solo los Solo para dar rienda suelta a sus fantasías más tórridas. Así es porque Los impresentables parece una continuación del increíble Todo el mundo lo sabe del dúo barcelonés (Del Palo, 2005) pero concentrándose únicamente en su faceta más festiva y masajeante. Esto se traduce en funk futurista, ritmos calientes, bajos gordísimos y, desgraciadamente, mayores dosis de R&B (al menos sin catetadas, eso sí, original en inglés a un nivel muy decente por Aqeel).

Griffi demuestra una vez más su maestría en integrar con coherencia e innovación la tradición de la música negra en la estela de esos grandes tótems que son Jay D y Madlib (¡ese hammond en “Ponte sucia”!, suena al mejor Stevie Wonder en las manos del mejor Madlib). No podía ser de otra manera en un disco genuinamente veraniego como éste, aquí el énfasis está en la década de los 70: hay más pantalón de campana y más blaixplotaiton, y algo menos de jazz humeante. No contento con ésto y con salpicar todo con un poquito de especias traídas de Brasil y Jamaica, Griffi aporta el ingrediente local en forma de rumba catalana. Si en la última gran entrega de los Solo teníamos a los Chichos pasados por el sampler, aquí tenemos el “Achilipu” de Las Grecas junto a otros mitos de la cultura popular de la época como la onda Torete y Vaquilla en “Viene la policía” (explorada con acierto por La Puta OPP hace años) y el gran Eugenio haciendo del chiste un arte en “Genio”. Enorme.

Sin embargo, parece que por decreto la producción debe jugar en base a la lista de MC's colaboradores, y aquí vienen, como (casi) siempre, las dudas. La selección es buena, aunque se echen terriblemente en falta a los habituales Juan Solo y a Mucho Muchacho: ToteKing y Shotta mantienen el nivel medio aunque quizá no sean los más indicados para el proyecto Chacho Brodas, y Mala Rodríguez, Aqeel y Tremendo aportan calidez al conjunto aunque sin salirse del guión. El regreso de Gordomaster después de pasar al lado oscuro del rap sevillano se queda en simpática anécdota y del tal P. Brava mejor no hablar.

Pese a ello, Los impresentables no deja de ser una entrega enormemente disfrutable “de la playa al chiringuito” que diría Juan Solo en otros tiempos, incluso con ideas brillantes que van mucho más allá pero que desgraciadamente quedan recluidas en el minuto o minuto y medio del formato de skit entre canción y canción, o ahogadas por algún impresentable. ¿Hablamos de estrechez de miras o es que hoy día resultaría descabellado apostar por otro concepto de album dentro del contexto industrial y artístico del hip hop nacional? Quizá podamos aclararlo con el próximo trabajo de este hiperactivo productor, anunciado ya para este año bajo el nombre de “Golosinas y cohetes”.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris