Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

El Jueves y la Libertad de expresión

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
martes, 31 de julio de 2007, 00:20 h (CET)
Ciertamente la libertad de expresión es un bien carísimo en cuanto en ella se resume gran parte de las libertades todas e incluso de nuestra democracia. Ciertamente sin ella no hay sistema democrático, si uno no es libre para pensar y opinar no existen las demás libertades. Pero en la actualidad la hemos entronizado como máxima referencia de nuestro sistema de libertades y no es exactamente así. O no debe ser.

Toda libertad debe ser ejercida con responsabilidad, porque nuestros derechos limitan siempre con los derechos de los demás. Recuerdo que durante años me veía obligado a realizar un stop (¿Por qué no pondrán el nombre en castellano?) ante una tapia en la que una asociación de vecinos había realizado una pintada: “Todos los niños tenemos nuestros derechos”. Bien, nada en contra, naturalmente. ¿Pero por qué no se pintó en la pared de al lado “Y también nuestros deberes”?

Se nos suele olvidar esta segunda parte, todos tenemos derechos y deberes a partes iguales y la libertad de expresión conlleva el deber de ejercerla con responsabilidad. Si el dibujante de “El jueves” quería hacer una crítica a la monarquía o, como decían, a los 2500 € zapateriles no necesitaban ridiculizar a nadie, sea quien sea, de la importancia que sea y de la condición social que sea. Son absolutamente capaces de criticar y apoyar sin insultar, sin ridiculizar, sin dibujar a nadie desnudo y en explícitas posturas que sólo buscan provocar la risa. La risa más zafia, torpe y rastrera, por cierto. En caso contrario serían tan inútiles como los que pretendiendo defender la monarquía han proporcionado que telediarios y periódicos de toda Europa abran con dicha caricatura.

La libertad es un bien demasiado precioso para que abusemos de él y lo desgastemos, porque desgasta el abuso, no el uso. Y porque los demás, sean príncipes u obreros sin cualificar, necesitan ser respetados, tienen una dignidad personal tan válida como otra cualquiera.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris