Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

A la contra

Pascual Mogica
Pascual Mogica
lunes, 30 de julio de 2007, 04:14 h (CET)
Evidentemente, eso es obvio, en el Partido Popular desde el principio de la actual legislatura han renunciado a hacer oposición de forma convencional. En ningún momento han intentado poner en práctica un sistema que pudiera conducirles a llevar la iniciativa, siempre juegan a la contra.

Si el Gobierno dice que no hay que fumar en determinadas zonas, en las comunidades en las que gobierna el PP se las apañan y se saltan a la torera las normas dictadas por el ministerio de Sanidad y aplican las que a ellos les vienen en gana. Que el Ejecutivo presidido por Zapatero, por medio del ministerio de Sanidad, dictamina que hay que controlar el uso de las bebidas alcohólicas, pues ¡hala! Aznar, se va a Castilla-León y se pone a cantar aquello de: “¡A beber, a beber y apurar, las copas…!”. Que el Gobierno dice que la asignatura de religión no es obligatoria, los consejeros de Educación del PP en las comunidades en que gobiernan fijan más horas lectivas para esta asignatura que para el estudio de un idioma extranjero.

Ahora le ha tocado el turno a la nueva asignatura de Educación para la Convivencia y el Partido Popular no iba a cambiar su táctica. Para contrarrestar eso que ellos llaman “adoctrinamiento político” han puesto en marcha un plan que consiste en que en los autobuses urbanos solo se pueda escuchar la COPE y Onda Cero. Han comenzado por la empresa municipal de autobuses de Murcia en cuyas unidades de transporte también viajarán menores, pienso yo. Hombre, no creo que sea muy formativo para esos menores escuchar como mienten, como insultan, como difaman y como calumnian a diario esos dos “portentos”, ¡pedazo de profesionales!, que son… ¡Leche!, ¡se me han olvidado sus nombres!, ¡Ah, si! Federico Jiménez Losantos y César Vidal. Dos ilustres varones que suelen utilizar un lenguaje muy “florido” y “altamente ilustrativo” y “formativo”. Los menores que les escuchen pueden aprender palabrotas que van más allá del buen gusto y de las más elementales y educadas formas de expresión. La verdad es que estos dos ponen de manifiesto su escaso vocabulario que parecen haber aprendido en la zona marginal de alguna gran ciudad.

Ahora comprendo por qué cuando todo el mundo decía ¡No, a la guerra! al final España fue a la guerra. Juegan a la contra y no con un estilo más propio, más profesional. Eso al final pasa factura.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris