Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Mirilla   -   Sección:  

La enfermedad más grave

Nazareth Heredia
Nazareth Heredia
sábado, 28 de julio de 2007, 22:24 h (CET)
Personalmente me encanta el ciclismo, porque vivo en un lugar donde desde pequeñita he ido en bicicleta a todos sitios. Todo el mundo aquí tiene una bici ya sea de montaña, de paseo, de carreras o con dos pedales atrás. Además, hay un club cicloturista y siempre se organizan carreras, contrarreloj y un sin fin de actividades relacionadas con el ciclismo. Hay hasta un día del pedal, que por cierto es el próximo 5 de agosto.

En este pueblo, todos los vecinos están esperando a que llegue el Giro, el Tour, el Mundial y la Vuelta a España. La gente se sienta delante de la tele a la hora de la siesta y es el tema de conversación del día siguiente. Como aquí, en la mayoría de hogares de España y del mundo pasa igual. El ciclismo mueve montañas o por lo menos las escala y a la gente le encanta. Es uno de los deportes más sacrificados que existe y la preparación de los corredores es digna de reportaje.

Pero cada competición, ahora parece más una broma pesada que una actividad deportiva de alto nivel. Uno por testosterona, otro por transfusión de sangre, el otro por EPO y el que no, porque se da una crema para las piernas que da positivo por algo más. Es una verdadera pena. Uno de los deportes más bellos que existe se está convirtiendo en un circo de especulaciones, malas jugadas, despotismo y antideportividad.

El doping está dejando mala huella en el mundo del ciclismo. Ahora, ver el Tour ya no es lo mismo, porque a la mínima el líder es líder porque se dopa y el que va detrás también y hasta el último del pelotón se tiene que ir, porque en su equipo hay dopados. No es esa competición de esfuerzo y belleza en el esfuerzo, no es esa competición de sufrimiento y recompensa al llegar a la meta tras subir el Tourmallet ni es esa competición con la que Indurain enamoró a la afición española hace años.

Es una pena, vuelvo a reiterar, pero esto es lo que hay. Lo que no hay que despreciar ni dejar de lado es el esfuerzo sobrehumano de Alberto Contador, líder del Tour y español. Tras superar una grave enfermedad está ahí, plantando cara a los Pirineos y con una sonrisa de campeón que no le cabe en la cara. No nos falles tú también y demuestra que estás donde estás, porque eres el número uno, porque trabajas como nadie y porque tienes una fuerza de superación que entierra a la enfermedad más grave del ciclismo, el doping.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris