Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

Entre imponer y proponer

Pascual Mogica
Pascual Mogica
jueves, 26 de julio de 2007, 22:03 h (CET)
Los obispos se han cabreado con Zapatero, cosa rara en los obispos, pero así ha sido. Le han dicho a Zapatero, que “la Iglesia no desea imponer la fe sino proponerla”. Y pregunto yo, ¿si no desean imponer la fe por qué se ponen tan molestos por el hecho de que la enseñanza de religión católica no sea obligatoria y por tanto no sea evaluable? A lo mejor y como solemos decir, son cosas de la edad.

Pero vamos a suponer que efectivamente los obispos no quieren imponer la fe católica, no pasa nada, ya hay quien la impone por ellos. Recuerda usted mi comentario titulado “¿Católicos o ciudadanos?" en él comentaba que la Generalitat Valenciana por medio de la consellería de Educación había decidido aplicar 420 horas lectivas de religión, católica, claro, y 87,5 de Educación para la Ciudadanía. La cosa no iba muy pareja, pero se notaba el “deseo” de “dar cancha” a Educación para la Ciudadanía. Ahora, y a la espera de que el PP gane las próximas elecciones generales, la misma consellería de Educación ha decidido que los alumnos de Primaria no estudiarán Ciudadanía hasta dentro de tres cursos y los de Secundaria hasta dentro de dos, por lo que ese “deseo” de que se impartiera Ciudadanía durante 87,5 horas frente a los 420 de religión no se va a poder llevar a cabo. Las 420 de religión sí, claro.

Por descontado que habrá suficientes profesores de religión para atender a todos aquellos alumnos que se adscriban a esta materia. No ocurrirá lo mismo con los alumnos de Primaria a los que por Ley, la Ley Orgánica de la Educación (LOE) les corresponde iniciarse en el aprendizaje del inglés, los niños de 6 y 7 años no podrán comenzar a aprender inglés tal y como les concede la LOE y todo ello ¿por qué? por que la consellería de Educación de la Generalitat Valenciana no ha previsto la provisión de profesores y por tanto no ha contratado a los 300 profesores de inglés que son justo el número que se precisa para atender a los niños en Primaria. ¿Qué pasa? ¿Es que el inglés también distorsiona la personalidad de los niños? ¿Acaso el profesor que imparta la asignatura de inglés estará del lado del mal, tal y como dicen los obispos cuando se refieren a Educación para la Ciudadanía? El que los padres no se hayan movilizado por estar, seguro, un tanto confundidos por las críticas de los obispos a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, podría llegar a entenderlo, pero si no se movilizan por que sus hijos no puedan recibir clases de inglés por que la consellería no ha contratado a los profesores, eso no lo voy a entender nunca.

Por tanto, nada de Ciudadanía, nada de inglés y nada que pueda deformar las mentes de los niños, esto último es misión de los religiosos pederastas y por tanto no es cuestión de que agentes extraños se inmiscuyan en algo que no les compete.

Noticias relacionadas

El ángel caído

Pedro Sánchez Pérez-Castejón y el origen del mal

De lo estimable y otras estadísticas

La nueva encuesta de “Sintagma 2” dice que bajamos pero no tan deprisa como quieren otros

Palabras que matan

"Por la boca muere el pez”, dice el refrán

Las otras naciones

​Los animales no nacen para ser comidos por el humano: existe el veganismo, que es más sano, para los individuos y para los recursos de la tierra

​Poetas

Los sentimientos no son ciertos hasta que les ponemos palabras
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris