Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Estado laicista

Valentín Abelenda (Gerona)
Redacción
jueves, 26 de julio de 2007, 12:37 h (CET)
Referente a la clase de Religión hay que recordar que cuando el Estado cierra los ojos al valor social de la Religión, se convierte en confesionalmente ateo militante.

Y es que la enseñanza de la Religión en la escuela, pública o concertada, está reconocida en la legislación vigente en España y en los Acuerdos del Estado con la Santa Sede se explicita que la Religión "ha de ser considerada como asignatura fundamental para quienes la elijan libremente".

Por eso quienes quieren eliminarla o le ponen trabas es porque no reconocen la libertad religiosa, que es un derecho de todos los ciudadanos, no una concesión benévola del gobierno de turno.

En este sentido "el creyente no es un bobo que no sabe ni cómo ni por qué es creyente", sino que "pone en juego sus capacidades intelectuales y conoce así el origen histórico de su fe y de su religión, conoce los contenidos y el por qué de lo que cree, sabe razonar cuál es el comportamiento adecuado, que brota de esa fe, entiende lo que celebra cuando acude al culto, y reconoce en el arte cristiano los misterios de la fe que se han traducido en cultura".

"Un creyente sabe dar razón de su fe y de su esperanza y esto es precisamente lo que se estudia en la clase de religión".

Por ello cuando si el Estado no apoya a la Religión "y cierra los ojos a su valor social o peor todavía, considera que es algo negativo", "deja de ser aconfesional, para convertirse en confesionalmente ateo militante; es el Estado laicista que asoma sus orejas tan frecuentemente en nuestros días".

Noticias relacionadas

Cafés van salvando vidas

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Un esperanzador encuentro

​Una profunda reflexión y luz y claridad es lo que la Iglesia Universal espera y desea de este encuentro

Momentos difíciles para el Vaticano. La exhumación tercermundista de Franco

“Un maestro que permanece mudo cuando se enseña el error, y no obstante pretende ser un maestro de la verdad, es peor que un fanático descarado y con su hipocresía hace más daño que un hereje...” Martin Lutero

¿Dedicar un tiempo a la política o vivir de la política?

La dedicación a la política, con billete de ida y vuelta, solo será posible cuando el político tenga una profesión a la que volver

Ante el avance de los nacionalismos

Jesús Martínez Madrid, Salt (Girona)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris