Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Pero qué ignorancia!

Josefina Galán (Málaga)
Redacción
jueves, 26 de julio de 2007, 12:37 h (CET)
Desde luego hace falta ser ignorante, que la señora María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno dijera ayer, en un desayuno informativo que: “No cabe objeción de conciencia ante la asignatura de Educación para la Ciudadanía ni ninguna posibilidad de que no se aplique” y deja claro en sus declaraciones que “a pesar del rechazo generalizado en varios sectores de la sociedad, la Ley Orgánica de Educación, se hará cumplir”. Y no tiene reparos en acusar a quienes defendemos esa opción de que “queremos confundir a la gente, faltando a la verdad”.

La asignatura dice la número dos del Gobierno “no busca adoctrinar”, “sino impartir valores” y que “asignaturas similares se imparten en otros países europeos”, así que ha pedido que se retire el “discurso del miedo” y que: “La objeción a una ley aprobada por el Parlamento de la Nación no existe “ni constitucional, ni democráticamente” añadiendo: ¡Pero que ignorancia!

Quiénes somos los ignorantes señora de la Vega, los más del noventa y cinco por ciento de padres que rechazan la asignatura o el Gobierno que olvida o quiere olvidar la Constitución de 1978 en sus artículos 16.1 y 27.3, que recogen los derechos a la libertad religiosa y a la educación conforme a las convicciones de los padres. Y la objeción de conciencia es un derecho sagrado e intocable, pues posibilita al individuo, al sujeto, a la persona, a resistirse pasiva y pacíficamente a leyes contra sus propias e íntimas convicciones, y esto está reconocido en todos los documentos de derechos humanos. ¡Ah! y en las asignaturas que se imparten en otros países europeos no se introducen normas morales obligatorias.

Nosotros no estamos confundiendo a las gentes ni faltando a la verdad, ni queremos imponer nada, solo estamos defendiendo los derechos que nos asisten, es el Gobierno quién quiere imponernos su doctrina, cosa que no va a conseguir.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris