Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Opinan dos mujeres en la calle

Mª Paz Alonso (Valladolid)
Redacción
jueves, 26 de julio de 2007, 12:37 h (CET)
Opiniones recogidas en la calle, en una ciudad no muy grande: Valladolid. Tarde de julio. No hace excesivo calor. Se está bien en la plaza de San Nicolás. Muchos vallisoletanos se acercan a la Biblioteca a buscar un libro con qué matar las horas de su tiempo libre. Es lunes y aquí, en Valladolid, existe una tradición: las caminatas de San Nicolás. Es una tradición casi festiva. Por eso, esta tarde, hay mucha más gente en la plaza: gente que acude, desde toda la ciudad, dando un paseo, a hacer una visita a la iglesia de San Nicolás.

Un buen momento para pedir a la gente su colaboración: una firma en apoyo de la ILP RED MADRE. Un buen momento para charlar sobre lo que se propone esta Ley: apoyar a las mujeres embarazadas con dificultades económicas para que superen esas dificultades y den a luz a su bebé.

- "Bien. Entiendo. Yo sí que firmo. Aunque estoy segura de que pasará lo mismo con esta ley, que con la ley de protección a las mujeres maltratadas. Porque, ¿de qué sirve que los maltratadores tengan que llevar un brazalete? Mientras llega la policía ya han tenido tiempo suficiente para matar varias veces a la mujer. Y lo hacen porque así lo han decidido. Yo soy una mujer maltratada. La única solución es que nos den prácticas de tiro y una pistola. De lo que se trata es de salvar una vida. Vale todo."

- "¿Y esta ley (ILP Red Madre) va contra la ley del aborto? Porque yo quiero que la mujer que quiera abortar, aborte libremente. Y también que la que quiera tener un hijo reciba todas las ayudas posibles. Pero si no quiere, que pueda abortar. Por que lo que cuenta es que pueda hacer lo que le de la gana".

Para la primera señora, la mujer maltratada, lo que importaba era la vida de un ser humano, la suya propia.

Para la segunda señora, la mujer que defendía el aborto libre, lo que importaba no era la vida del ser humano en el vientre de su madre –ser humano deseado o no-. Lo que importaba era la libertad de la madre para poder decidir sobre la vida del hijo.

A la primera le contesté que me parecía muy fuerte lo que proponía –las clases de tiro con pistola incluida-. A la segunda, que la ILP RED MADRE sólo pretende ayudar a las mujeres embarazadas que quieran continuar con su embarazo y tener a su hijo. Que no es poco.

Pero, ¿no estaremos aplicando diferentes raseros según nos encontramos a un lado o a otro del problema?

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris