Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

El otro tenis

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
miércoles, 25 de julio de 2007, 01:56 h (CET)
Lo de Rafa empieza a ser preocupante. No para él, que lo gana todo, pero sí para los amantes del tenis. El deporte es competición, y competir es luchar para ser mejor que tus rivales. Pero en el caso de Rafa no hay rivales, al menos sobre tierra batida. Por tanto, no hay competición. El domingo volvió a ganar otro título, esta vez el torneo de Stuttgart. Rafa jugó mal, estuvo muy por debajo de su nivel, y Wawrinka muy por encima del suyo.

Pero eso no es lo más sorprendente. Lo que llama la atención es que un deportista gane una final de alta competición con la rodilla tocada y sin estar al 50% de su juego real. Cuando alguien gana una final sin ni siquiera meter cuarta marcha significa que su superioridad ante el rival es extrema. Rafa ganó la Mercedes Cup en tercera.

Al día siguiente en los periódicos deportivos el espacio dedicado a esta victoria de Nadal era de una página. Alonso, habitual protagonista en la prensa de los lunes, tuvo que compartir esta vez halagos y piropos con Alberto Contador, elegido por mayoría absoluta el domingo como mayor promesa del ciclismo español. Incluso a Sergio García se le dedicaron más líneas por haber perdido el Abierto Británico otro año más.

En el periodismo deportivo el espacio no se reparte en función de la magnitud de los hechos, sino de la importancia y el grado de posibilidades de que algo ocurra. Todos esperábamos una victoria de Nadal en Stuttgart, y ninguno fallamos nuestras predicciones. El porcentaje de sorpresa de que esa noticia ocurriera era “cero”. De hecho, apuesto a que si hubiera perdidoRafa, todo hubiera tenido más repercusión. Porque entonces sí habría sorpresa.

Y es que el éxito permanente tiene un lado oscuro. Es la otra cara de los triunfos, porque con cada nuevo título, los anteriores van perdiendo valor. Camacho habló un día del otro fútbol. Pues yo les hablo del otro tenis.

Seguramente recuerden el partido en el que Rafa perdió su record, en la final de Hamburgo ante Federer. Está bien, perdió, pero desde entonces no ha vuelto a hacerlo sobre tierra batida. Traducido a números, todo esto quiere decir que de los últimos 94 partidos Rafa ha ganado 93. Ni un chaval de 14 años en pleno vicio con la Play Station ganaría tantas veces.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris