Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Los jueves secuestro

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 23 de julio de 2007, 07:52 h (CET)
Los que peinamos alguna cana y conocimos aquellos años de la denominada transición sabemos de la eclosión que en aquella época tuvieron las revistas dedicadas al humor. Después de tantos años viviendo entre la caspa gris y turbia del franquismo en la que el humor necesariamente tenía que ser “negro”, la muerte de Franco, al que algunos compañeros de armas llamaban “el comandantín” o “Paquita la culona”, hizo que en los kioscos se multiplicaran las revistas de humor. Durante la dictadura el monopolio de la risa lo tuvo “La Codorniz” que, aunque dirigida por un viejo falangista como Álvaro de la Iglesia, sufrió también en sus carnes los recortes de la censura y algunas de sus portadas pasaron a ser leyenda urbana.

“Hermano Lobo”, “Por favor”, “El Papus” y “El jueves” insuflaron una bocanada de aire fresco en el panorama editorial español. Las tres sufrieron el acoso de aquellos poderes, denominados fácticos, que en los años de la transición intentaban llevar el agua al molino del postfranquismo. Prohibiciones, multas y secuestros fueron el pan de cada día para sus editores y colaboradores, y, en el caso de “El Papus” sus enemigos llegaron más lejos, un atentado con bomba con resultado de daños materiales y personales.

Pero los escritores y dibujantes de “El jueves” siguieron trabajando semana a semana para que ningún miércoles la revista fuera echada en falta por sus fieles lectores. Siempre andando peligrosamente sobre el filo de la navaja de la libertad de expresión los componentes de “El jueves” han soportado insultos, ataques más o menos velados, amenazas de grupúsculos fascistas y alguna que otra sanción administrativa. Pero cada semana allá nos encontrábamos con personajes entrañables como ese Dios de barba blanca o el facha Martínez, fiel reflejo ambos de la sociedad española: religión y autoritarismo.

Hace algunas semanas la editorial de “El Jueves” publicó un libro recopilatorio de las viñetas que a lo largo de los años han dedicado a la casa real y sus últimas adquisiciones. El titulo “No me toques los Borbones” ya lo decía todo. Pues bien, desde la Casa Real nadie dijo nada, educados que son, a la par que inteligentes, los representantes en este mundo de la sangre más azul de España optaron por dar la callada por respuesta. Ya lo dice el refrán; “al enemigo ni agua” no vaya a ser que le sirva para mojarnos la cara.

Pero a los colegas de “El Jueves” se les ocurrió que en el último número publicado de la revista podían criticar la medida gubernamental de entregar 2.500 euros a los padres de cualquier nuevo españolito, sea su sangre roja o azul. Y ya metidos en harina diseñaron una portada en la que aparecen caricaturizados el heredero de la Corona y la madre de la futura reina de España. El problema es que en la caricatura están haciendo lo que millones de parejas de esta España nuestra hacen cada noche, para ganarse los 2.500 euros o para disfrutar, si a ellas no les duele la cabeza o ellos no andan estresados por los agobios de la oficina. Si, están ejercitándose en la placentera actividad del sexo y aunque no adoptan la clásica postura “del misionero” si que se permite la caricatura la licencia de aprovechar una de las múltiples variedades del Kamasutra.

Al conocer el auto de secuestro dictado por el juez Del Olmo he creído volver al túnel del tiempo y viejos fantasmas como Franco montado, él que siempre fue un pésimo jinete, en un soberbio percherón o Manuel Fraga y el amplio traje de baño que lució en Palomares han vuelto a pasear por mi memoria. Dudo que la Casa Real haya tomado cartas en este asunto, son demasiado listos para hacerlo, pero de lo que estoy convencido es que el Fiscal General del Estado no ha estado a la altura de las circunstancias y ha querido ser “más papista que el papa”. Los miembros de la Casa Real desde hace muchos años son personajes públicos y, algunos de ellos, aprovechan su estatus para sus propios negocios, por tanto están obligados a soportar, y con un criterio más amplio, las criticas que se les hagan. Todo ello va implícito en el sueldo que, gracias a nuestros impuestos, cobran vía Presupuestos Generales del Estado.

Cuando en la transición hubo que votar entre monarquía o continuar con el franquismo la mayoría de los españoles votó a favor de la Monarquía. Hoy ya hace muchos años de aquella determinación y una gran parte de los españoles de ahora no pudieron votar en aquel entonces. Tal vez ha llegado el momento de plantearse si en España necesitamos y podemos pagar unas figuras que tan sólo son decorativas y que cada día que pasa son más y más. Tal vez los españoles en su momento se sintieron “juan carlistas” y votaron a favor de un rey simpático y dicharachero, pero, quizás, nadie leyó la cláusula de la letra pequeña en la que se decía que con el padre iba implícita también toda su descendencia. Visto lo visto cada día me parece más cercana la proclamación de la III República, el auto del juez del Olmo puede ser una traviesa más en este largo camino.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris