Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La última revolución

Diego Contreras (Sevilla)
Redacción
lunes, 23 de julio de 2007, 07:54 h (CET)
Los acontecimientos se precipitan en Pakistán y es difícil pronosticar como acabará todo. El General Musharraf tiene todas las papeletas para presidir el ocaso de su régimen y, si se descuida, su vida acompañará al mismo. La dictadura pakistaní, tachada por algunos de pro-occidental, pero que en realidad ha financiado escuelas coránicas donde se imparte libremente la ideología yihadista, no ha frenado las ansias integristas de los pastunes pro-talibanes ni acabado con el feudo de Al-Qaeda en su frontera oeste, baila en la cuerda floja.

Los cada vez más numerosos y sofisticados intentos por acabar con la vida de Musharraf, los sucesos de la Mezquita Roja, los nuevos actos terroristas que atemorizan a una población cada vez más depauperada, la falta de democracia y libertad, soñada por el padre de la nación Alí Jinnah, el Ataturk pakistaní, se acumulan en la agenda presidencial. Sin embargo, Musharraf, como buen militar, ya no gobierna desde Islamabad, sino desde Rawalpindi, sede de las poderosas Fuerzas Armadas pakistaníes. El dilema es desmoralizador. Más democracia y la posibilidad de que una supuesta mayoría islamista tomara el poder y, consiguientemente, las riendas de un ejército con capacidad nuclear, que sería letal para la región y quizás para el mundo, o fortalecimiento de una dictadura cada vez más inútil y represora, que parece preocuparse sólo de su mera supervivencia. En cambio, la “solución turca” parece más factible: democracia a la occidental tutelada por un ejército, guardián de las esencias laicas del régimen y vigilante ante cualquier atisbo de teocracia. No es una solución, quizás, bien vista en Occidente, pero tal vez parece la más acertada en este caso de emergencia nacional de facto. Musharraf tiene poco o ningún crédito en su país. A los ojos de muchas naciones y de sus propios ciudadanos, más bien parece un político sostenido por el largo brazo de la diplomacia norteamericana, aunque eso tampoco sea cierto. La gravedad del asunto ha escorado el problema indo-pakistaní a la marginalidad, y sin embargo no se puede descartar un recalentamiento de ese conflicto para neutralizar las amenazas interiores, aunque sólo sería el canto del cisne de Musharraf. El peligro de una revolución es obvio. El destino final: Ataturk o Jomeini. Quién sabe que es lo peor para Pakistán.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris