Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Putin-Chávez: en que consiste su similitud

Emil Dabaguián
Redacción
sábado, 21 de julio de 2007, 08:18 h (CET)
Rusia y Venezuela han resultado- al menos parcialmente- aliados políticos también en materia de lucha contra el mundo “unipolar”.

Posiblemente, Vladímir Putin y Hugo Chávez se valen de su carisma y gran popularidad entre la población para practicar en su política exterior e interior la primacía de los intereses estatales.

Putin y Chávez son casi coetáneos: Putin está a punto de cumplir los 55 y Chávez tiene ya 53. Ambos son enérgicos, tienen más o menos la misma estatura y complexión, son corpulentos. Ambos nacieron en el seno de las familias humildes. Ambos alcanzaron la cúspide de la pirámide política en el linde de los milenios: uno en febrero de 1999 y el otro a principios del 2000.
Ambos pertenecen a estructuras encargadas de la defensa de los respectivos países: uno del ejército y el otro, de la seguridad. Ambos son entusiásticos deportistas. Uno es aficionado al beisbol y el otro, al judo y esquíes de montaña.

Ambos son propensos a las acciones impactantes. A Putin le encanta hacerse a la mar en buques de guerra, presenciar las prácticas de tiro y hasta manejar tractores en el campo. Chávez se pone gustoso el uniforme de paracaidista demostrando así su indoblegable decisión de luchar contra los enemigos y derrotarlos.

Los líderes se conocieron en la “Cumbre del Milenio” que en 2000 se celebró en Nueva York. No fue casual que Hugo Chávez figurara entre los tres presidentes latinoamericanos con los que se entrevistó Putin. Seguramente, en ello influyeron no sólo recomendaciones de los asesores.

Hugo Chávez vino a Moscú en visita oficial en mayo de 2001 y llegó a ser el primer jefe de Estado latinoamericano en haber visitado a Rusia después de elegido Vladímir Putin para el puesto de presidente. Las entrevistas en el Kremlin desde su inicio se caracterizaron por su particular emoción. Tras el fuerte y emotivo apretón de manos Chávez manifestó que se sentía feliz, orgulloso y profundamente emocionado. Putin regaló a su homólogo el diario, recién publicado en ruso, del Precursor de la Independencia latinoamericana, Francisco Miranda, quien había visitado a Rusia en 1786-1787. El espontáneo intercambio de cumplidos, como si fueran amigos de toda la vida, creó el ambiente cordial de las negociaciones.

Como colofón a la entrevista el presidente venezolano manifestó que “surgió la alianza estratégica, la que indudablemente ejercerá influencia en la geopolítica”.

En lo sucesivo Hugo Chávez realizó cuatro visitas más a Rusia, la más reciente a últimos de junio: la víspera de la Cumbre Putin-Bush.
Putin y Chávez son dos dirigentes que evidentemente ponen por encima de todo los intereses del Estado. Abogan consecuentemente porque el Estado aumente su rol en todos los ámbitos de la vida: político, económico, social, cultural e informativo. Lo dicho por Hugo Chávez: “Tanto Estado como sea necesario y tanto mercado como sea posible” refleja de la mejor manera la actitud específica de ambos hacia ese problema clave.

Por su organización estatal Rusia y Venezuela son repúblicas federativas investidas de amplios poderes presidenciales.

Por cuanto Hugo Chávez llegó al poder bajo la consigna de aprobar una nueva Carta Magna de Venezuela y reorganizar a fondo los institutos estatales, en plazos breves fue elaborada y aprobada la Constitución, disueltas las supremas instancias legislativa y judicial con la subsiguiente relegitimación del poder de todos los niveles.

Como se sabe, la presidencia de Putin comenzó con la construcción de la rígida vertical de poder, la división del país en siete Distritos Federales Administrativos encabezads por sus representantes y dotados de alto estatus y amplios derechos.

Más tarde, Putin comenzó a reorganizar la Cámara Alta: el Consejo de la Federación restringiendo poco a poco las facultades de las provincias a favor del centro. Chávez liquidó por completo el Senado, mientras que Putin lo redujo a condición de instrumento dócil en manos del poder ejecutivo.
Ambos presidentes tienden obviamente a aumentar la participación militar promoviendo a militares a los altos puestos, comprendidos los electivos. Ambos, en igual medida, ponen mucho celo en asegurar la firmeza de sus respectivas retaguardias, la lealtad de sus allegados y realizan con regularidad el relevo y enroque de mandos en la jefatura de las fuerzas nacionales promoviendo a gente de confianza, fiel.

Putin desplegó la ofensiva en frente amplio contra los “oligarcas” intentando distanciarlos de las palancas del poder tanto político como económico. Por su parte, Chávez se enfrentó a la dirección de Fedecámaras y va recrudeciendo la presión sobre los magnates del negocio.

De hecho, ambos mandatarios llevan a cabo la reprivatización del sector petrolero. Procede señalar que, a diferencia de Rusia, en Venezuela la nacionalización fue oficialmente anunciada.

Rusia y Venezuela comparten la opinión de que es necesario oponerse al poderío e influencia de EEUU a escala mundial. El líder del Estado venezolano comentó con admiración el discurso pronunciado por Putin en Munich, comparte por completo su postura respecto a Kosovo y la inadmisión de la instalación por Estados Unidos de los elementos de su escudo antimisiles en Europa del Este.

Al intervenir en el foro económico Rusia-Venezuela celebrado en Moscú en junio de 2007, Hugo Chávez destacó: “Para América Venezuela es como Rusia para Europa y Asia: fuente de hidrocarburos”. “La similitud entre Rusia y Venezuela consiste en que ambas se hallan en estado de emergencia”, concluyó.

____________________

Emil Dabaguián, científico del Instituto de América Latina (Academia de Ciencia de Rusia), RIA Novosti.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris