Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

El perro del hortelano

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 21 de julio de 2007, 08:17 h (CET)
Creo que he dicho en más de una ocasión que soy muy aficionado a guardar noticias relacionadas con sentencias y resoluciones judiciales que son difíciles de entender para todos aquellos que, como en mi caso, no estamos muy versados en los aspectos técnicos en los cuales se fundamentan los jueces para dictar un veredicto.

Hoy me he encontrado con una perla para mi archivo. Abro el periódico y leo que el Tribunal Constitucional (TC) ha rechazado un recurso de Francesc Camps, presidente de la Generalitat Valenciana, contra el Estatuto andaluz por “extravagante”. Mi alegría ha sido inmensa, pues, como dicen los niños con las estampitas, “esta no la tenía”.

Uno de los motivos que han decidido al TC a rechazar el recurso de Camps, ha sido el de que “no precisa el precepto constitucional que consideran infringido”. Señala el auto que la Generalitat Valenciana “explícitamente considera que el precepto estatutario impugnado es plenamente constitucional” si bien solicitaba al Constitucional que se pronunciase sobre “la contradicción entre las reformas andaluza y catalana en materia de inversiones. Esta petición, para el TC “resulta extravagante y ajena a la jurisdicción constitucional”.

La Generalitat Valenciana ha mostrado su respeto ante el acuerdo del Alto Tribunal y el PP responsabilizó al Gobierno de que el actual modelo de financiación perjudique a la Comunidad. Si la Generalitat considera que es de respetar la resolución del TC y este a su vez dice que “no precisa el precepto constitucional que se considera infringido” es que Camps, debe haber recurrido “a bulto”. La verdad es que no entiendo como puede perjudicar un Estatuto de otra Comunidad, ya sea la andaluza, la catalana o cualquier otra a la Comunidad Valenciana si en el Estatuto valenciano figura la “célebre” “cláusula Camps”, insertada en la Ley Orgánica 1/2006, de 10 de abril, de Reforma de la Ley Orgánica 5/1982, de 1 de julio, de Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, donde en su disposición adicional segunda y en su punto tres dice: “A este efecto, cualquier ampliación de las competencias de las Comunidades Autónomas que no estén asumidas en el presente Estatuto o no le hayan sido atribuidas, transferidas o delegadas a la Comunitat Valenciana con anterioridad, obligará, en su caso, a las instituciones de autogobierno legitimadas a promover las correspondientes iniciativas para dicha actualización”. Es decir, Camps dejaba la puerta abierta para ampliar el Estatuto valenciano en la medida en que otras Comunidades fueran alcanzando mejores cuotas competenciales o de cualquier otra naturaleza. Por tanto no se entiende muy bien este recurso contra el Estatuto andaluz y sí queda claro que lo que Camps debería haber hecho es llevar a efecto las medidas pertinentes para equiparar al Estatuto valenciano con el andaluz. A no ser que quiera emular al perro del hortelano que ni come ni deja comer.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris