Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El señor ministro de Justicia no cree en la Justicia

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 19 de julio de 2007, 23:55 h (CET)
Si quisiéramos hacer un sainete con las “genialidades” de algunos ministros del PSOE no tendríamos más que ir recogiendo las muestras de sus últimas actuaciones para darnos cuenta de que, el señor Arniches, hubiera tenido en ellos una apreciable fuente de inspiración para protagonizar alguno de sus sainetes. Y es que las primeras espadas del señor Zapatero no tienen desperdicio cuando les da por largar. Empecemos por la representación que están protagonizando las ministras Magdalena Álvarez (librada milagrosamente de la poda efectuada por Zapatero) y la neófita en el cargo, ministra de la Vivienda, doña Carmen Chacón. Resulta verdaderamente gracioso ver como, una y otra, desde la isla de Ibiza, han intentado explicar la situación de los vertidos del Don Pedro, cada una a su aire, sin haberse molestado en coordinar sus respuestas aunque sólo hubiera sido para intentar no contradecirse. Se ve que a los socialistas esto de tener que catar la misma medicina que ellos recetaron al PP, en el caso Prestige, no les ha sentado bien y por ello han intentado – infructosamente, todo hay que decirlo – pasarle el muerto enterito a sus eternos enemigos, el PP. Les salió mal y por ello siguen tragando chapapote por “ un reguero”, ¡qué se le va a hacer, no siempre se puede ganar!

Pero no voy a hablar de este tema, que ya comenté en otro artículo, sino del señor Fernández Bermejo. No puedo dejar de notar una cierta similitud física con su nuevo compañero en el Ejecutivo, el señor Bernat Soria; sí, si se fijan, se darán cuenta de que coinciden en la expresión de sus semblantes, algo así como si despidieran un cierto aire de iluminados, esta mirada descarriada característica de los sabios locos de las películas mudas que, para dar sensación de mayor maldad, debían abrir mucho los ojos, llevar la barba irsuta y dar la sensación de que, en cualquier momento, estaban dispuestos a saltar sobre el cuello de sus inocentes víctimas.Sea lo que fuere, lo cierto es que, el señor Fernández Bermejo que, a veces, consigue mantenerse callado algún tiempo; cuando se le va la olla empieza a desvariar. Vean, si no, sus últimas declaraciones a una periodista. No sé si inconscientemente o porque le puede su raiz comunistoide, lo cierto es que, por primera vez, un miembro destacado del PSOE ha reconocido la existencia de las famosas Actas de las negociaciones del Gobierno con ETA. Es posible que, en este caso, el señor Zapatero haya pensado aquello de “quien se acuesta con niños amanece…” porque su ministro de Justicia se ha encargado de dejar como embusteros al resto de sus compañeros de Ejecutivo, desde Rubalcaba hasta la Vice de la Vogue, señora De la Vega; que tanto juraron y perjuraron que nunca habían negociado con la banda terrorista. Y es que una caraterística de los que nos gobiernan es lo que conoce en el lenguaje popular como “mentir por la mitad de la barba”. Mintieron antes de que el Congreso les diera autorización para negociar la rendición de la banda y han mentido después de que la banda los dejara en rídiculo.

Lo que ocurre con el Fernández Bermejo es que es más chulo que un ocho y, cuando se embala, no para mientes en lo que está diciendo. El hombre comparó las actas de las negociaciones del PSOE con las que, en su día, hace ya muchos años (y circunstancias muy distintas), certificaron las tres reuniones que los representantes del PP mantuvieron con los etarras; que, por cieto, acabaron como el Rosario de la Aurora cuando los asesinos se negaron a entregar las armas y a rendirse. No obstante, lo malo de los excesos verbales del señor ministro de Justicia, es que, cuando alguien recoge el guante como, en este caso, ha hecho el señor Astarloa del PP (que se ha mostrado dispuesto a que, hoy mismo, se cotejaran los documentos mencionados por el ministro); puede ocurrir que el retador se quede en una situación difícil si no cumple con lo que ha dicho. Él opina que el Gobierno no tiene por qué preocuparse de sus chapuzas con la ETA, porque “un gobierno que ha actuado por un mandato parlamentario no tiene nada que temer”; claro que, le faltó añadir un pequeño detalle: “siempre que se ajuste al mandato que recibió y se atenga a las leyes vigentes” cosa que, como todo el mundo sabe, no ha ocurrido en el caso que nos ocupa donde se dedicaron a negociar condiciones políticas con ETA para las que no tenía ninguna autorización y a incumplir repetidamente lo establecido en el Pacto por las Libertades y la Ley de Partidos. Por cierto, sería muy interesante saber por qué el señor Garzón, apoyado por la fiscalía, se ha empeñado tanto en hacerse cargo de responder a la comisión rogatoria de la magistrada francesa antiterrorista, Laurence le Vert, sobre los cuatro números de teléfono que se le encontraron al etarra Jon Iurrebaso que, al parecer, estaban relacionadas con las conversaciones del Gobierno con ETA. Recuerden las veces que el famoso juez ha actuado de “apaga fuegos” del Gobierno y su trayectoria, más que discutible, en asuntos como el de los peritos de la policía que fueron detenidos y luego tuvo que liberarlos. Huele a chamusquina tanta interés ¿No será que intenta que la magistrada francesa deje de hurgar en las alcantarillas del gobierno de Zapatero?

Pero, señores, es tal el afán que tienen los socialistas de hacerse con todos los resortes de la nación que, en ocasiones, no pueden evitar ver las cosas por tela de cedazo. Sus prisas les pierden. Así, no es de extrañar que a Fernández Bermejo se le viera el plumero cuando comentó, a la periodista, la necesidad de que hubiera “pluralismo” en el CGPJ(Consejo General del Poder Judicial), insinuando que ahora estaba en manos de partidarios del PP. A cambio él propuso que intervinieran en dicho organismo los aliados nacionalistas del PSOE con lo que conseguiría imponerse en uno de los pocos organismos que se les resisten. ¡Mucho pluralismo, señor F.Bermejo! y yo añadiría ¡Mucho clientelismo y mucha cara dura y poca vergüenza! En definitiva, este sujeto, aparte de ser una pésimo fiscal al que ni sus compañeros soportan, se permite el lujo de creerse que los españoles somos tontos y no le vemos las intenciones. Deberían hacerle callar y despojarle de su cargo de ministro porque, sólo un inepto o un loco, puede decir la cantidad de perogrulladas que él lanza.; y todos sabemos lo peligrosos que puede llegar a ser un loco o un ignorante cuando tienen poder.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris