Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Sin viento favorable

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
jueves, 19 de julio de 2007, 23:55 h (CET)
El Gobierno Rodríguez trabaja con un desorden impropio de quien dice estar a disposición de los ciudadanos. Podemos comprobarlo en la mayoría de las medidas adoptadas por el Ejecutivo, desde las que favorecieron el ‘efecto llamada’, que fagocitó la carrera política de ‘Chuchi’ Caldera, hasta la prestación de los 2.500 euros por el nacimiento o adopción de un hijo, pasando por inútiles medidas para la vivienda, la dudosa ley de paridad, el aumento del empleo ‘basura’ o empleo ‘Caldera’, la llamada ley de dependencia, la LOE y la ‘roñosa’ reforma fiscal, por citar algunas.

Sobre las medidas que afectan al Ministerio, cuyo titular es el bejarano, aún hay mucha tela que cortar. Inicia las mismas, pero rara vez tienen final feliz. Ahí tenemos la ley de dependencia que ha olvidado a casi millón y medio de ciudadanos, con lo que la dotación económica se queda corta y carga todo el peso en las comunidades autónomas. Solía decir Rosa Valdeón Santiago, quien fuera consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de Juan Vicente Herrera, que si algo detestaba era negociar con ‘Chuchi’ Caldera; pero no porque fuera buen negociador, sino porque sus puntos de vista eran “demasiados vulgares y tenía excesivas lagunas en las normas que elaboraba su propio Ministerio”.

La misma desorganización que se advierte en muchos Ministerios del Gobierno Rodríguez se ha comprobado hace unos días en el debate sobre el estado de la Nación. Para una vez que Rodríguez apoya a la familia, después de tres años – y hay que reconocer que es una medida acertada – lo hace en medio de su propio desconcierto, la incredulidad de sus diputados y el cabreo de Solbes. Las propias familias pudieron comprobarlo al día siguiente, tanto en el Ministerio del bejarano, como en las comunidades autónomas. Nadie tenía información ni sabían a quién redirigir las miles de llamadas recibidas. Y es que fue concertada la sorpresa de la noticia a espaldas de Solbes y ‘Maritere’. Era el resultado de una simple conversación entre el titular de Asuntos Sociales y el presidente Rodríguez.

Una vez más se apreciaba la falta de planificación seria. Se actuaba ‘a salto de mata’, igual que se había hecho en los contactos con el mundo abertzale y en la negociación con la banda asesina. Estamos ante un Gobierno sin credibilidad e indeciso por su falta de proyecto de futuro. Especialmente preparado para el embuste y el ridículo. No hay ningún viento favorable – decía Schopenhauer – para el que no sabe a qué puerto se dirige.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris