Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Over booking para De la Vega

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 19 de julio de 2007, 00:47 h (CET)
Un sistema ya demodé, por ser de sobras conocido, es defenderse de un ataque contraatacando. Si se fijan ustedes en la señora De la Vega, nuestra vicepresidenta y también fontanera y tapafallos oficial del gobierno del señor Zapatero, verán que en los momentos de más apuro para su partido tiene dos tics que denuncian su estado de ánimo interior. El primero, es que extrema su elegancia, se emperifolla más y exagera su vetimenta, como el torero que se pone su traje de luces para enfrentarse al toro y, el segundo, consiste en mostrarse sonriente, aparentando una alegría y una confianza en si misma que después quedan contrarrestadas, cuando empieza a hablar con sus características frase cortas, interrumpidas por intervalos de silencio, como si se negaran a salir de una sola vez y fuera necesario regurgitarlas una a una. Desde luego no le envidio a la pobre su trabajo, porque debe ser muy molesto esto de andar arreglando las pifiadas de su jefe de filas el señor Zapatero (tan pródigo en ellas).

Pero volvamos al tema que nos ocupa. Es evidente que es molesto que a uno le recuerden que, pudiendo haber detenido a unos etarras que tenían controlados de antemano –que la policía francesa y española tenían localizados–, a los que, sin embargo, por motivos inconfesables, se les permitía campar por sus respectos por haberlo convenido de antemano el gobierno y los etarras mientras negociaban entre bambalinas; también escuece que los catalanes se hayan adelantado al Gobierno de la nación y, sin encomendarse ni a Pedro ni a Perico, hayan constituido por su cuenta una Agencia Tributaria propia ( por mucho que estuviera prevista en un Estatut, que todos sabemos está recurrido), sin esperar el dictamen del TC. No dejemos en saco roto la espantada de los políticos socialista en la conmemoración de la muerte del concejal de PP, señor Miguel Angel Blanco; por cierto incomprensible, rastrera y miserable actitud por parte de alguien que se considera un demócrata. Por si fuera poco pario la abuela, en este caso en forma de un vertido de petróleo procedente de un barco hundido en las proximidades de la isla de Ibiza, que tenia el ampuloso nombre de “Don Pedro” no sé si por casualidad o en recuerdo del famoso rey castellano Don Pedro I el Cruel al que, como es sabido, también se le conoció como “El Justiciero”. Curiosa coincidencia porque, miren por donde, se viene a reproducir lo del famoso Prestige, ahora bajo la Administración socialista, y más curioso todavía, con chapapote y todo; tanto, que ya ha infectado tres playas de la isla balear. Parece como si el monarca hubiera querido dar una muestra de su justicia haciendo tragar, a aquellos que tanto partido político sacaron de aquella catástrofe, una porción de su misma medicina. También las autoridades han dicho que todo estaba controlado y, sin embargo, siguen produciéndose roturas de tubos en el barco hundido y saliendo chapapote de sus bodegas. Una diferencia, en esta ocasión nadie ha salido con pancartas a reclamarle al Gobierno; nadie se ha ofrecido voluntario y todavía es la hora de que la TVE haya hecho un reportaje, en profundidad, para denunciar la incompetencia de los encargados de prevenir estos siniestros. ¡Cuesta tanto asumir las culpas! Pero, eso sí, para uno de los dirigentes socialistas de las islas lo que vierte el barco “no es chapapote”, sino “gas oil”, ¡menos mal, ya respiramos tranquilos!

Así las cosas, no es raro que la apagafuegos de la Moncloa haya tenido que salir a la palestra (odio escribir esta palabra) para enfrentarse al vendaval que se les venía encima. Por si faltaba algo para llenar la copa de la hiel, su periódico más fiel, su defensor más aguerrido y la joya del imperio del señor Polanco, El País, mete la pata hasta el corvejón al anunciar a bombo y platillo que el TC había aceptado a trámite un escrito de la Abogacía del Estado con la “contradicción popular en Cataluña y Andalucía”; pero, vean por donde, viene el tío Paco con la rebaja, en forma de providencia del Alto Tribunal por la que se le comunica al PP algo parecido a eso: que nada de lo dicho, que de admitir el escrito del abogado del estado ni en sueños, vaya, que ha sido rechazado, solamente se ha unido a las actuaciones. En realidad, parece que se trataba de una nueva martingala para retrasar aún más la resolución de los recursos. O sea que, según ha dicho el señor Guillermo Jiménez, Vicepresidente del Alto Tribunal: “el escrito se comunica a las partes y se archiva sin más trámite” ¡Vaya bofetada señores del País!, para que luego vayan presumiendo de veracidad e imparcialidad.

Y es que, el Gobierno y el Gobern, ambos a dúo, se están poniendo nerviosos ante la posibilidad de que lo que salga del TC no sea precisamente lo que entró en el, en fin, que en vez de un Estatut salga un stato quo que ponga las cosas en su lugar, o sea, de donde nunca se deberían haber movido. Vean como los de la Generalitat se revuelven como gusano sobre brasas buscando todas las triquiñuelas legales, recursos y presiones políticas para influir o, al menos, retardar el dictámen del TC. Por mucho que quieran buscar paralelismo entre el Estatut Catalán y los otros estatutos, en el recurso del PP, no es eso lo que tiene que dilucidar el Alto Tribunal, porque de lo que se trata es de saber si el Estatut es constitucional o inconstitucional, con independencia de que los otros estatutos puedan serlo o no cosa que, en todo caso, se resolverá a su tiempo cuando se haya dictado el correspondiente dicatamen. Demasiada presión sobre los tribunales, demasiado juego político para que los ciudadanos de a pie no nos sintamos preocupados por el destino de nuestra nación.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris