Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

De hilillos, pequeños regueros y el silencio de los borregos

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 16 de julio de 2007, 23:03 h (CET)
Durante el pasado debate sobre el Estado de la Nación Zapatero, al cual le encanta hablar del pasado, aunque sólo del que le interesa, -que si Irak, que si memoria histórica, que si mi abuelo, que si republicano, que si el "Prestige"- sacó a relucir entre gracietas la famosa y desafortunada frase de Mariano Rajoy sobre los "hilillos de plastilina" que salían del barco naufragado en costas gallegas. Callaba un ladino Rodríguez Zapatero que a lo largo de esta legislatura se han producido varios vertidos de similares características tanto en Cádiz como en Algeciras. Dichos vertidos fueron silenciados, casi ocultados, por la habitual e inevitable prensa "independiente" y "veraz".

Pues bien, no han pasado ni dos semanas de aquella acusación presidencial lanzada contra el líder de la oposición cuando el PSOE, haciendo bueno el famoso refrán popular de "por la boca muere el pez", se acaba de encontrar en pleno verano en Ibiza con un "pequeño reguero" de chapapote. No se crean que lo del "reguero" es ironía o maledicencia mía: son palabras textuales de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, pocas horas antes de que la gravedad del vertido de fuel, que ha obligado al cierre de varias playas en plena temporada turística, se incrementase y de que lo que en principio era un simple accidente se convirtiese, acaso por fatla de previsión, en una verdadera catástrofe ecológica.

El vertido de fuel del "San Pedro" que según el gobierno estaba controlado, después de la apertura de nuevas grietas en el casco de la nave con la consiguiente pérdida de combustible, estaría llegando tras haber conseguido pasar las barreras de protección colocadas por la noche, en forma de marea negra, al Parque Natural de Ses Salines. Al menos eso afirmó Cristina Narbona, ministra de Medio Ambiente. Sin embargo, para su compañera de cuota Magdalena la mancha es un "hilo" y no ha llegado al parque de Ses Salines. Greenpeace, sin embargo, denuncia que ocho kilómetros de costa se han visto ya afectados por el incontrolado vertido. En el buque quedarían casi cien toneladas de fuel.

La naviera Iscomar, propietaria del barco naufragado, tenía que dejar de concentrarse en las labores de extracción para salir a desmentir los infundios vertidos contra ella por los del partido de ZP, que en tromba trataron de relacionar al malvadísimo y siempre culpable Partido Popular con la naviera. Vamos, que según e PSOE la culpa de todo la tienen Bush, Aznar y Rajoy. Y es que, ya saben, la izquierda jamás es culpable de nada. La izquierda no tiene porqué responder por sus acciones u omisiones. La izquierda es buena y, ante todo, irresponsable. La culpa, del PP.

Pues bien, mientras que en Ibiza los ciudadanos se levantan preocupados e inquietos viendo cómo sus playas se tiñen de negro luto, la izquierda radical -casi toda- y el nacionalismo, que juntos gobiernan las islas, callan. Desde "Nunca mais", la muy subvencionada plataforma que se dedicó, con motivo y sin él, a acusar de todo tipo de barbaridades a los populares cuando el "Prestige" se hundió en la costa gallega y en cuyas últimas manifestaciones se portaron pancartas en las que se culpaba a los populares de los incendios que han asolado Galicia el pasado verano o en las que se podía leer el mensaje "Rajoy debe morir", han afirmado que no van a valorar esta catástrofe ecológica; absolutamente nada van a decir. A callar. Tampoco rodarán una película titulada "Hai que botalos". Manuel Rivas no está. A Suso del Toro no se le espera. Llamazares y sus comunistas silban, miran al techo y cantan loas a Castro y Chávez. Telecinco, ya sin Angels Barceló, no ofrece programas especiales desde las playas ibicencas. Los de la SER rezuman amor y comprensión. Nadie pide voluntarios para acudir a limpiar chapapote a las playas afectadas. A callar. Es el silencio interesado, totalitario y culpable de los borregos. El silencio que sólo hará mella en los demás borregos.

Y yo me pregunto… ¿dónde estaban los medios -adquiridos cuando la catástrofe del "Prestige"- para evitar que se abrieran más grietas en el casco del barco o extraer el combustible de la forma más rápida y segura posible? ¿Por qué las barreras que debían haber impedido la extensión de la marea negra no fueron colocadas inmediatamente? ¿Es que no han aprendido nada de los vertidos anteriores? ¿Qué hará ahora la izquierda que tanto denunció el vertido en Galicia?

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris