Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

China-Estados Unidos: perspectivas de cooperación espacial

Yuri Záitsev
Redacción
domingo, 15 de julio de 2007, 21:40 h (CET)
Según estimaciones de expertos, el programa espacial chino y su segmento más importante dedicado a la preparación y realización de vuelos espaciales tripulados, es considerado uno de los proyectos tecnológicos e intelectuales más importantes que actualmente desarrolla China.

Naturalmente, esos planes han despertado el interés de la NASA y la dirección política de Estados Unidos, y además, han servido de impulso a un proceso de replanteamiento de la política con respecto a la República Popular China (RPCH) en el ámbito científico y tecnológico.
Nunca antes, EEUU había interactuado con China de forma concreta en la investigación del espacio, a pesar de que se contempló la perspectiva de poner en marcha ese tipo de cooperación como un instrumento político importante. Ahora, bajo las nuevas circunstancias, esa cooperación probablemente permitirá atenuar las restricciones impuestas a las exportaciones de tecnologías aeroespaciales estadounidenses. Esas restricciones impedían los lanzamientos de cohetes chinos desde cosmódromos en territorio chino para ubicar en órbita satélites comerciales estadounidenses y también aparatos espaciales de otros países construidos con componentes o tecnologías estadounidenses.
Antes, los analíticos estadounidenses opinaban que si se invitaba a China a participar en la construcción y explotación de la Estación Espacial Internacional (EEI) el proyecto adquiriría una significancia más política que científica o tecnológica.
Hoy, cuando Europa amplia su interacción en el ámbito espacial con la RPCH, la Administración Bush se ve obligada a plantearse de una forma más seria los asuntos relacionados con la cooperación espacial con China y otras iniciativas del país asiático en esta esfera.
En el marco del programa EEI, únicamente Japón es socio de EEUU en la región del sudeste asiático, además de las agencias espaciales de Rusia y Europa.
Al mismo tiempo, es evidente que sin la participación de China, que se ha convertido en una potencia espacial como el tercer país del mundo que ha enviado su cosmonauta al espacio, en su nave impulsada por su cohete portador, éste a su vez, lanzado desde su propio cosmódromo, el proyecto EEI no puede considerarse un programa espacial internacional. Este hecho ya empieza a ser comprendido en EEUU.
Entre las perspectivas de la cooperación espacial chino-estadounidense además de la cosmonáutica tripulada son reales también las telecomunicaciones espaciales y las tecnologías informáticas.

____________________

Yuri Záitsev, asesor científico de la Academia de Ingeniería, para RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris