Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

El tren negro de la Semana Negra

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 15 de julio de 2007, 21:40 h (CET)
No, no es nada negra la opinión de estas líneas solitarias que aparecen al sol de julio, aunque negras sean sus letras, ni siquiera porque tras acudir a la llegada de este tren negro las amasara entre nieblas y nubes de una cima junto a un casi invisible lago Enol. Tampoco hacen referencia a accidente ferroviario alguno, pues ya bastantes accidentes ferroviarios hemos sufrido todos en la vida como para ver negros los trenes de cualquier estación.

Este es el tren negro, en realidad azul y blanco, que viene cargado con un centenar de escritores y periodistas para ser protagonistas de otra Semana Negra, la número XX, que la convierte en una de las semanas literarias más veteranas del país.
Poco después de las ocho de la mañana concretamente del seis de julio tiene su salida de la estación madrileña de Chamartín y a eso de las diez ya se está repartiendo y disparando entre sus vagones “A quemarropa”, el Diario de la Semana Negra, Decano de la prensa negra europea, que es prensa negra no por dar malas noticias sino por ocuparse del género negro más literario.
A mediodía y camino de Asturias y de Gijón, destino final de este Tren Negro, así con mayúsculas, surge una mesa redonda sobre “historias personales“ y al acabar se hace una breve parada en Mieres para almorzar, pues ya se sabe que la literatura negra y la blanca y la de colores con pan es menos negra; es ahí es donde interviene el tema de la gastronomía que acompaña por tradición siempre a todos los viajes.
A eso de las cinco de la tarde, llega el tren a la Estación de cercanías de Gijón estación de cercanías pese a que sus ocupantes vienen de muy lejos, no en vano son escritores venidos de todas las partes del mundo. Las autoridades y los músicos de la Banda de Música reciben con un pequeño y variado concierto a la comitiva y por recibir que no quede, un grupo de escandalosos sindicalistas lanzan octavillas y toques de trompetilla para constatar que la defensa de los trabajadores no puede o no debe llevar la cárcel implícita como le ha ocurrido a dos defensores del obrero asturiano en una manifestación de hace años sobre la crisis de los astilleros asturianos. A pesar de ese gris o negro escándalo son amables y gentiles y forman un pasillo en la escalinata de la estación para dejar paso a tan insignes visitantes.
Y también a eso de las cinco comienza la gran Fiesta en Gijón con la apertura del recinto, esto es la Gran Feria del Libro, las múltiples atracciones de Feria, el minitren, éste más infantil y colorido que te muestra los lugares más importantes de la ciudad, grandes conciertos de música para todos los gustos y edades, sin olvidarnos del ciclo de cine también negro. Miles de actividades muy variopintas relacionadas y no relacionadas con la literatura, relacionadas o no relacionadas con la literatura negra de policías y crímenes por investigar, con los personajes más negros y misteriosos del momento. Y toda una semana para la fiesta de las oscuras palabras. Nunca dio tanta luz un tren negro ni una semana negra en veinte años como la luz cantábrica del norte.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris