Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

¿Cómo responderán Estados Unidos y Europa a las iniciativas de Putin?

Piotr Goncharov
Redacción
jueves, 12 de julio de 2007, 22:41 h (CET)
Las propuestas de Vladímir Putin en materia de defensa antimisiles (DAM) han puesto a EEUU y Europa ante la necesidad de elegir. De esto no cabe la menor duda.

Si aceptan las ofertas del mandatario ruso, tendrán que renunciar a los planes de emplazar la DAM norteamericana en Europa. Pero si insisten en el emplazamiento, pondrán en entredicho la asociación estratégica con Rusia.

Pese a la exitosa visita de Putin a la finca de George Bush en Kennebunkport, las negociaciones sobre la DAM en Europa resultaron ser las más difíciles. Y esto es natural.

Sería ingenuo esperar decisiones concretas dados los enfoques que ambas partes mantienen hacia el problema en cuestión. Para que esto se hiciera realidad, o EEUU debería haber renunciado a sus planes de crear en Europa la tercera zona de la DAM o Rusia debería haber aceptado que el radar en la República Checa y los antimisiles en Polonia no representaban amenaza alguna. Ambas condiciones son imposibles de cumplir.

Los presidentes coincidieron únicamente en la necesidad de mantener consultas bilaterales. También es resultado, aunque la situación parece estar atollada, pese a lo atractivas que son las iniciativas de Putin.

En Kennebunkport, Putin hizo patente la disposición de Rusia a incluir en el sistema común de aviso temprano sobre los lanzamientos de misiles no sólo el radar de Gabala (Azerbaiyán) sino también el de Armavir (parte sur de Rusia) ahora en proceso de construcción. Putin también propuso instalar en Moscú y Bruselas centros de intercambio de información sobre los lanzamientos de misiles. Es más, Putin no sólo secundó la idea norteamericana de celebrar consultas sobre la DAM en Europa sino propuso ampliar el número de sus participantes, invitando a los Estados europeos concernidos. Las consultas deberían celebrarse en el marco del Consejo Rusia-OTAN.

No cuesta trabajo notar que las iniciativas de Putin echan cimientos para crear sistemas regionales de DAM en tanto alternativa a un sistema global controlado por un solo país, en lo que Rusia siempre insistía y lo que Putin volvió a recordarle a Bush.

Bush apreció en su justo valor las ofertas del presidente ruso, pero al mismo tiempo dio a entender que EEUU no se proponía renunciar al emplazamiento de la DAM en la República Checa y Polonia. Es decir, la Casa Blanca está dispuesta a estudiar las iniciativas rusas, pero sin afectar sus planes de emplazar la DAM en Europa.

Tal postura no le convendrá a Moscú. El primer vicepresidente del Gobierno y ex ministro ruso de Defensa, Serguei Ivanov, ya manifestó que si EEUU no renuncia a los planes de emplazar la DAM en la República Checa y Polonia, Rusia revocará sus propuestas. Si los norteamericanos no renuncian a sus planes, Rusia ya tiene ideada una “respuesta asimétrica y eficaz”. Desde luego que todavía no es una confrontación, pero tampoco es una asociación.

En relación con ello es sugestivo un comentario hecho por un miembro de la delegación rusa que tomó parte en la cumbre informal. “Las ofertas rusas, en caso de hacerse realidad, harían innecesario el emplazamiento de misiles en la provincia de Kaliningrado y en otras regiones rusas, próximas a Europa. La orientación de misiles rusos hacia objetivos militares en Europa Central perdería sentido”.

A juzgar por todo, este comentario estaba dirigido no sólo al público ruso. La provincia de Kaliningrado es exclave ruso en el norte de la antigua Prusia del Norte. En el sur colinda con Polonia; en el norte y el este, con Lituania; en el oeste es bañado por el mar Báltico. Desde luego que los misiles rusos instalados en la provincia de Kaliningrado, así como en otras regiones rusas próximas a Europa podrían ser un argumento de peso a la hora de decidirse el emplazamiento de la DAM norteamericana en la República Checa y Polonia. Otra cosa es si lo atenderá Europa.

No cabe la menor duda de que Europa interpretará tal actitud como un paso hacia la reedición de la Guerra Fría. Y tal interpretación tendría sus razones. Pero, de otro lado, también Moscú puede reprocharle a la otra parte de reanimar la Guerra Fría siquiera porque la DAM norteamericana en Europa alterará sensiblemente el equilibrio estratégico entre Rusia y la OTAN y entre Rusia y EEUU, perjudicando en ambos casos a Rusia e indistintamente de si esté dirigida contra Rusia o no.

El indudable mérito de la cumbre de Kennebunkport consiste en haber mostrado que las simpatías personales recíprocas evidentemente son insuficientes para dar solución a los problemas de seguridad estratégica, tales como creación de nuevos sistemas de defensa antimisiles. Lo que sí son imprescindibles son las correspondientes garantías internacionales en forma de tratados o convenios que reglamenten los parámetros técnicos de la DAM para una determinada perspectiva y la propia necesidad de su creación.

Por supuesto, los elementos de la DAM norteamericana en Europa no serán emplazados hoy. Todavía hay cierto espacio de tiempo y, según dio a entender Serguei Ivanov, Rusia está dispuesta a mantener con paciencia un diálogo. Moscú está dispuesto no sólo a aducir sus propios argumentos sino a escuchar los de la otra parte. Lo principal es que la otra parte los formule. De ahí, ahora la palabra la tienen EEUU y Europa.

____________________

Piotr Goncharov, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris