Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Fujimori despintado

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 12 de julio de 2007, 22:41 h (CET)
La candidatura nipona de Fujimori cada vez se desinfla más. Según Raffo, portavoz de Fujimori en Lima, él no hará campaña electoral desde Chile, cosa que sólo realizará el partido que le postula (Kokumin).

Si este 29 de julio vuelven a votar 68 millones de japoneses (como en las elecciones para diputados del 2005), el Kokumin necesita sacar más de 1,400,000 votos si quiere ganar una de las 48 senadurías electas mediante representación proporcional. Para eso debería crecer su anterior votación en un 20% conquistando 230,000 nuevos votos.

En el hipotético caso que Kokumin pudiese lograr una plaza, éste preferiría que ésta fuese para uno de sus fundadores. Por eso en su web ignora a su advenedizo aliado, a quien ha usado para dar un golpe publicitario internacional.

Encima Kamei, secretario general del Kokumin, le ha puesto en la disyuntiva de tener que optar por una sola nacionalidad. Dijo que si Fujimori quisiera entrar al senado japonés debería renunciar a su nacionalidad peruana, algo difícil que acepte quien ansía retornar a Palacio Pizarro.

Fujimori, el hombre que hizo de la viveza su programa, quiso impedir ser extraditado usando al Kokumin para postular al parlamento nipón. Sin embargo, este último ha terminado siendo más zorro que él.

El Kokumin es el partido más chico dentro del senado japonés y tiene menos del 2% de los votos y de los parlamentarios de ese país. Al poner a Fujimori entre sus candidatos no perdió reputación y, más bien, ganó mucha publicidad internacional (este es hoy el único partido japonés que –según Google- aparece en más noticias en castellano que en su propio idioma).

El Kokumin sabe que Fujimori no acepta sus postulados básicos como oponerse a la mayor privatización de su país (la del correo) o a la pena de muerte. Después de haberle usado para salir de su aislamiento en los cables noticiosos no piensa privilegiar su campaña por encima de la que pone para sus jefes.

Mientras el Kokumei halaba a Fujimori como el último samurái le clava una espada en su espalda al exigirle que si es consecuente con su ambición en Japón deje de ser peruano.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris