Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con permiso  

Noviazgo, matrimonio, divorcio: Una sociedad exprés

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
jueves, 12 de julio de 2007, 22:41 h (CET)
Leo en un periódico digital la historia alucinante de una española exprés. Según ella misma cuenta se enamoró, se casó y se divorció a velocidades que ni Fernando Alonso. Su noviazgo duró doce días y se divorció a los dos meses de matrimonio. Y me parece a mí que sin haberse dado cuenta se ha convertido en paradigma de parte de los males de nuestra sociedad. Una sociedad de vértigo es una mala sociedad, una sociedad que todo lo quiere para antesdeayer es una sociedad enferma, que no sabe lo que quiere, que no valora lo que tiene y que muy posiblemente se aburre de ello.

Siempre se ha dicho que vivimos en una sociedad con prisas, generalmente refiriéndonos a las prisas urbanas, con el trabajo, el cole y la familia a mil leguas unos de otros, yendo sin resuello de acá para allá. Pero el problema va más allá, la prisa es ya por vivir, por vivir precipitadamente, hay que disfrutarlo todo cuanto antes mejor, no sea que no nos dé tiempo. La acumulación de sucesos venturosos en el menor plazo posible se confirma como una de las prioridades de nuestra vida, quizá porque tenemos miedo de que nos sobre tiempo para pensar, el gran demonio de nuestra época. Vade retro.

Estamos perdiendo el norte, estamos perdiendo la razón de vivir, estamos viviendo para el placer vertiginoso, hedonistas acelerados que somos. Hedonistas irresponsables también, me temo. Ganas me dan de escribir una oda a la vida retirada, pero me suena que ya lo ha hecho alguien mucho mejor que yo. Además, en el siglo XXI sería una ingenua e infeliz ocurrencia y para ocurrencias ya tenemos bastante con las que se producen en los plenos de las Cortes.

La vida exprés se parece demasiado a la comida rápida; comida basura, vida basura. Pero lo contrario a la comida basura no es El Bulli, no es necesario comer en el llamado mejor restaurante del mundo para comer bien y saborear una cocina sabrosa, sana y de calidad. Basta con comer en la propia casa o en alguno de los miles de buenos restaurantes que pululan por las Españas. Peo sobre todo basta con comer con más serenidad y delectación, disfrutando de lo que se está haciendo en ese preciso momento, sin esperar con nerviosismo e impaciencia a lo que va a venir después.

Con la vida debe pasar igual, seguramente. Para huir de la vida basura no debe ser necesario llevar vida de marqués multimillonario, quizá baste con tener una vida digna, saboreando cada uno de los pequeños momentos de cada día, llevando la complacencia a un paseo urbano, a cualquier valle rural de la España profunda, disfrutando de una soleada mañana en la compañía adecuada. Eso sí, viviendo con más serenidad y delectación, disfrutando de lo que se está haciendo en ese preciso momento, sin esperar con nerviosismo e impaciencia a lo que va a venir después.

Yo trato de enseñárselo a mi hija. Todos los días.

Noticias relacionadas

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris