Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

La vuelta de Pepe

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 12 de julio de 2007, 22:41 h (CET)
Estamos en tiempo de verano aunque cada día escuchemos a la gente quejarse de las bajas temperaturas que venimos padeciendo. Con la llegada del estío levantamos el pie del acelerador de la vida, el calor, todavía inexistente, nos hace más lentos para andar por los negocios y, especialmente, comienzan los fichajes veraniegos en el mundillo del fútbol. Los clubes, vencedores o vencidos, quieren comenzar la nueva temporada con caras nuevas que ilusionen a los aficionados y les hagan acudir a las canchas al tiempo que algunos aprovechan la ocasión para llenarse los bolsillos con las comisiones que los millonarios fichajes producen. Muchos futbolistas y entrenadores andan estos días deshaciendo la margarita de su futuro profesional mientras hacen las maletas para cambiar de club y de ciudad.

Pero este anómalo verano nos ha traído una novedad. No es sólo el mundo del deporte pelotero el que anda moviendo los banquillos, también en la política se han producido algunos movimientos que demuestran que las elecciones generales están asomando ya a la puerta y que unos y otros comienzan a darse codazos para obtener un buen puesto en la cinta de salida. Si hace unos días era Rodrigo Rato el que nos sorprendía dejando voluntariamente una bicoca tan exquisita como la que todavía, hasta el próximo otoño, ocupa en la más importante institución económica mundial ahora es José Luís Rodríguez Zapatero el que nos deja con la boca abierta al anunciar la recuperación del campechano Pepe Bono para la política activa.

El último partido de la liga política se jugó hace unos días en el Congreso de los Diputados durante el debate que mantuvieron el Presidente del Gobierno y el jefe del principal partido de la oposición. La mayoría de las encuestas han dado como ganador a Rodríguez Zapatero frente a un Mariano Rajoy que cada día que pasa ve cómo entre sus filas crece el número de aquellos que ansían ocupar su puesto de salida en la carrera hacia Moncloa. Pero en la calle Ferraz, sede del PSOE, también se está escuchando un cierto ruido de sillas y sillones. ZP ha movido el banquillo en el Consejo de Ministros con el fin de dar un nuevo aire a la última etapa de la actual legislatura, pero ello no le ha parecido suficiente y ha lanzado un guiño a la derecha y a algunos de los “barones” de su partido acogiendo en sus brazos, cual nuevo hijo pródigo, a José Bono aquel casi eterno presidente de Castilla-La Mancha.

José Bono fue un atípico Ministro de Defensa, recordemos que el Consejo de Ministros al que pertenecía le otorgó una condecoración a la que posteriormente y en un gesto de vergüenza torera renunció. O hagamos memoria de su toma de posesión como Ministro en la que se rodeó de una parte de la representación de esa España de “charanga y pandereta” que tanto parece gustarle. José Bono es un fiel representante de ese nacionalismo español y centralista tan abundante en el partido que gobierna y junto con Rodríguez Ibarra ha sido un azote para sus propios compañeros de partido que, en algún momento, han tenido y expresado veleidades que fueran más allá del regionalismo bien entendido.

Ahora Rodríguez Zapatero recupera al que fue su rival en el Congreso del Partido Socialista en el que el primero salió elegido Secretario General del partido y que fue la llave que le abrió las puertas de Moncloa. Puede que en la sede de los socialistas comience a escucharse rumor de sables y brillen ya las dagas florentinas, y más todavía después de las últimas y sonadas derrotas electorales en Madrid y el País Valenciano, y algunos estén preparando un asalto al poder incluso cuando, a pesar de todo, las encuestas dicen que siguen dejando atrás a los seguidores de la gaviota. Bono, solucionados al parecer sus problemas familiares que le hicieron dejar la política, vuelve por la puerta grande, con la promesa de ZP de ofrecerle la Presidencia del Congreso de los Diputados después de que encabece en las próximas elecciones generales la candidatura socialista por Toledo.

Poco ha durado Marín en la poltrona que preside a sus señorías en el Congreso, casi un año antes de su caducidad por elecciones ya se le anuncia que dejará el cargo para que lo ocupe Pepe Bono. En la calle Ferraz algunos nunca vieron con buenos ojos las intervenciones de Marín en los debates entre los diputados amén de sus negativas que se utilizaran otras lenguas, especialmente el catalán, en los citados debates y ahora se les ha presentado una ocasión de oro para substituirle. De todas maneras, y desde el punto de vista de los nacionalistas, las cosas no van a mejorar. Salimos de Málaga para desembarcar en Malagón, pasamos de un liberal como Marín a un acendrado nacionalista español como Bono. Dios les pille confesados y el señor Bono no les haga profesar en esa España de “charanga y pandereta” a la que es tan aficionado.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris