Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica literaria   -   Sección:   Libros

'Las islas', de Carlos Yushimito

Gabriel Ruiz-Ortega
Gabriel Ruiz-Ortega
jueves, 1 de noviembre de 2007, 07:51 h (CET)
Cuando estamos ante un primer libro de autor joven, lo más probable es que encontremos ciertas “caídas” propias del proceso del oficio narrativo. Sin embargo, si estas se dieran en “Las islas”, pues las mismas deben estar muy bien camufladas ya que no se perciben en la primera entrega de Carlos Yushimito (Lima, 1977). La sensación que me deja su segunda lectura no es otra de que la nueva narrativa peruana está atravesando un excelente momento. Su autor puede ubicarse, tranquilamente, entre Luis Hernán Castañeda, Ezio Neyra Magagna, Daniel Alarcón, Claudia Ulloa Donoso, Leonardo Aguirre, Santiago Roncagliolo, Johann Page, Susanne Noltenius, Pedro Llosa, Augusto Effio Ordóñez, etc.

Vale decir que a Yushimito lo venía siguiendo desde hace unos años puesto que me había topado con buenos cuentos suyos publicados en revistas literarias locales, y con frecuencia su nombre sonaba en veredictos de prestigiosos concursos.

Yendo al libro. Uno no puede dejar de sorprenderse ante el manejo inteligente que el autor hace del lenguaje, volviéndolo denso y estimulante para su lectura. “Las islas”, en conjunto, no deja de supurar logros, más que estimables, que hacen de su lectura algo que como lector agradezco mucho: el ser también un protagonista como receptor ya que en no pocos cuentos he tenido que bregar bien para dar con el meollo de los argumentos, cosa que no vivía desde hace muchísimo rato.

El uso del lenguaje es clave ya que sin el empleo de este no serían verosímiles los cuentos, todos ambientados en ese inmenso país latinoamericano llamado Brasil, de cuya tradición literaria, para mal, se conoce poco, y al que tenemos la mala costumbre de asociarlo con futbolistas y modelos. Pues en “Las islas” nos encontramos con ladrones, matones de poca monta, proxenetas y demás personajes que tienen el hilo conductor de ser agobiados por la pobreza y la corrupción que se desarrollan en las tan conocidas favelas, barrios marginales que nos reflejan la otra cara que las tarjetas postales están prohibidas de mostrar.

Por lo que he podido leer en entrevistas a Yushimito, él declara que jamás ha estado en Brasil. Se dice, también, que por el contenido marginal del contexto de los cuentos, ellos también pueden ser parte de otras realidades latinoamericanas. Yo no lo creo así, al menos no del todo. “Las islas” yace en una serie de registros que han permitido sumar a su –ya señalado- espíritu verosímil: los detalles o giros lingüísticos, propios de la cultura brasileña, no están explayados gratuitamente en la más pura mención. Todo lo contrario, es posible rastrear la pasión del autor por esta cultura.

Leer “Las islas” es también una reivindicación o tributo, de lo que es, a todas luces, lo mejor que literariamente ha ofrecido Latinoamérica: el boom. El punto de vista, el juego de los tiempos, la estructura, el dato escondido, etc., llegan a descollar en cada uno de los cuentos, en especial, en aquellos que ofrecen argumentos no muy atrayentes. Es menester destacar este influjo de los narradores del boom puesto que no sé por qué hay una “corriente” que de forma gratuita e insultante proclama un parricidio, una negación, un darle la espalda a esas obras que por su complejidad estructural y acertado manejo de los recursos narrativos son, hasta el día de hoy, insuperables.

Entre los títulos que sobresalen me quedo con “Bossa Nova para Chico Pires Duarte”, “El mago”, “Tinta de pulpo”, “La isla” y el cuentazo “Seltz”. Cada uno de ellos son un claro testimonio de que su gestación ha sido guiada por la supervisión del tiempo. Viéndolo en conjunto, es clarísimo que Yushimito no se ha apurado por publicar, su trabajo de orfebre se ve retribuido con el favor de los lectores y la atención crítica. No por nada “Las islas” es un precioso libro que encierra las posibilidades expresivas de la imaginación, que en este caso no solo se ve cimentado por el clarísimo talento del autor, sino que, indefectiblemente, también por su férrea formación.

Noticias relacionadas

Deusto publica 'Leviatán. O la materia, forma y poder de una república eclesiástica y civil'

El libro más conocido de Thomas Hobbes, con traducción de Antonio Escohotado

La muerte

Un microrelato de Esther Videgain

"Creemos que lo sabemos todo de todos y no conocemos nada de nadie"

Entrevista al escritor Miguel Ángel Hernández

Cómo combatir y prevenir el acoso infantil

Una obra fundamental para aprender a detectar el bullying y empezar a combatirlo

"Este libro es mi aporte fruto de mi compromiso con los venezolanos"

Entrevista a ​Álvaro de Lamadrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris