Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El juego se llama 'Democracia', y tiene reglas

David Garde
Redacción
martes, 10 de julio de 2007, 22:32 h (CET)
El juego nació en 1978, después de muchos años sin existir. Consiste en votar a nuestros políticos, a los de nuestras ideas, a los que hablarán por nosotros, en grandes partidos, a los que llaman elecciones. El último, según dicen lo ganó el PP, y fue un partido autonómico. El anterior, fue un partido general, y lo ganó Zapatero hace tres años. Así me lo explicaron hace tiempo: “En cada partido hay que elegir un equipo para que coloque al máximo de sus jugadores, en algo así como la “primera división””...”hay muchas opciones diferentes para elegir y de todos los votos de toda la gente, los equipos colocan sus mejores jugadores allí; unas veces unos colocan más, los otros menos, y viceversa con los años”...”eso es la democracia, es lo bonito también, el no tener que elegir únicamente entre o blanco o negro, sino el que se adapte a TUS ideas y el que con los años, eso cambie, porque las sociedades cambian”.

Yo particularmente, para mi primera partida (una partida autonómica) elegí a mi equipo, Izquierda Unida, al que representa mis ideas, el que defendería mis propuestas y hablaría por mi donde se jugaban los partidos; sería mi voz, ES mi voto, tan válido como cualquier otro.

Pero ahora, ahora tengo un problema. Yo estaba orgulloso de que mi equipo, al que había votado, hubiese logrado colocar a un jugador, a mi señor en, “primera división”. Y mi problema no es haber perdido el partido, porque no lo perdí; sino que quien lo ha ganado, ha cambiado las reglas del juego para quitarme a mi jugador de allí arriba, el que llegó ahí votado por una parte de la sociedad madrileña a la que representa...¡Al que yo elegí!..¡Al que miles de madrileños elegimos!..¡El que era mi voz allí arriba y había conseguido llegar en “primera división”!..¡A mí nadie me dijo que cambiar las reglas valiese!

Gregorio Gordo era mi voz, y me la quieren asaltar. En concreto, Esperanza Aguirre y su mayoría absoluta me la quieren asaltar. Cambiando las reglas del juego. Aplicando la Ley de Hont para obtener cuatro senadores en vez de tres que obtendría aplicando la proporcionalidad pura (vigente desde hacía 18 años). Y en detrimento de Izquierda Unida. Ha sido una maniobra escandalosa, autoritaria, sin previo aviso y que demuestra que todo es palabrería. Todo. Y justo unos días después de anunciar en su investidura que prometía gobernar: "para todos, pensando en todos y por el bien de todos". Alguien que además en su programa “te propone una Comunidad plural, comprometida y diversa, más libre y solidaria, más moderna y abierta”. Alguien que lo primero que hace es dejar sin voz a mas de cien mil madrileños.

Esperanza, es verdad, este es el camino pensando en el bien de todos(aunque nos dejes a mas de cien mil por el camino); esta es la comunidad plural que propones a tus votantes, la comunidad plural que quiere dejar hablar a un millón tres cientos mil votantes, cuando podría dejar hacerlo a un millón y medio, si IU siguiera representada allá. Vosotros mismos, en vuestro filósofo y cuidado programa electoral (digo filósofo porque el texto lo merece; www.esperanzaaguirre.org/index.asp?MP=2&MS=0&MN=1), sois los que decís: “...que lo que hace más valioso a un pueblo, es la libertad de los ciudadanos para impulsar iniciativas tanto a nivel personal como en su comunidad...” y lo proponéis como eje principal de vuestra política. Entonces permítanos a casi ese 10% de madrileños que representa IU estar ahí donde podemos impulsar nuestras iniciativas personales a nivel político, por medio de nuestro senador, y déjense de palabrerías fáciles. Es indignante que haya llevado a cabo este proyecto. Para mi, un plan que quita participación política a tantos y tantos votantes madrileños, es antidemocrático. Democracia, para mí, significa e implica que la sociedad, en la mayor medida de lo posible participe de la vida política de su comunidad, y el termino sociedad incluye todos; los de derechas, los de izquierdas, los del centro, los de allá y los de acá; todos tenemos derecho a ser participar en vida política, y no a entrar a formar parte de maniobras político-matemáticas para que consigas, Esperanza, también la mayoría en el senado. Repito, no me parece democrático en absoluto, y mucho menos digamos ética o moralmente correcto cambiar el sistema de reparto de senadores de esta manera, a matacaballo, sin dialogo ni previo aviso y sacando un beneficio político de ello; ¡hay que tener la cara dura!, pensé según me enteré de la noticia.

De todos modos, algo he oído. No todo son voces de alarma. Alguien me dijo un día también que siempre hay alguien vigilando que las normas de las normas se cumplan, algo así como árbitros del juego. Y aun me queda uno en el que confío. El mayor de todos los árbitros, le llaman Constitucional o algo así, no estoy seguro. Por lo que recuerdo, el 13 de enero de 1992, ya desechó y tiró por tierra un proyecto parecido de intentar cambiar las reglas del juego por parte de esta misma gente, aquellos que se llaman demócratas plurales y abiertos. Porque las reglas no se pueden cambiar para que te favorezcan cuando tienes el poder suficiente para ello.

Trampas, no se pueden hacer. Y menos en democracia. Que los árbitros te lo digan.

Esperanza de que cumpas las reglas. Como todos habían hacho hasta hoy.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris