Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Política polvorón

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
martes, 10 de julio de 2007, 22:32 h (CET)
Impacta lo que llama la atención, aunque rebase el mal gusto. Ese es el método de los publicitarios, televisión y la política, como ese anuncio que coloca a una familia desnuda en cuya parte central la señora próxima a la tercera edad muestra su impresentable barriga y los pectorales. Termina la cuña publicitaria con dos mujeres besándose, sin tener nada que ver con lo que se anuncia y que no creo volver a ver en mi bolsa de la compra. Obliga a remachar a nuestros hijos cuales son los valores morales que rechazan tal impostura.

Peor es la publicidad que hace la UE con un video-clip del cine europeo, con imágenes de "La mala educación" de Almodóvar entre otras, escenas de sexo, en se dice :"Vamos juntos. Millones de amantes del cine disfrutan de películas europeas cada año". El sexo y el género hasta en la médula, parca publicidad hace al cine español y al europeo. Los padres a contraprogramar o a apagar los aparatos audiovisuales. Me recuerda a la moderada economía familiar española que celebraba los polvorones en las fiestas de Navidad hace décadas; que ante las buenas condiciones económicas actuales el polvorón ha pasado a ser simbólico, consumiéndose todo tipo de dulces en pequeñas cantidades y escogidas con criterios saludables. Aplicado a esta publicidad de género se podría llamar política polvorón, que de tanto intentar colocártelos te atragantas con ellos. Hay que estar atento con la publicidad nada saludable que está al alcance de nuestros hijos.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris