Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reales de vellón   -   Sección:   Opinión

El informe IESE-Burson

Sergio Brosa
Sergio Brosa
lunes, 9 de julio de 2007, 22:38 h (CET)
Al final de la semana pasada recibí mi copia del informe "La Gestión Empresarial en 2006/2007" que elabora el IESE, Escuela de Negocios de la Universidad de Navarra, y la consultora de Comunicación y Relaciones Públicas Burson-Marsteller, en su decimoquinta edición.

El referido informe es el resultado de una encuesta que recoge las opiniones y valoraciones de los directivos de las principales empresas españolas, en materia política, económica y social. En esta edición se incluyen temas tan actuales como la incidencia de las últimas opas, el nivel de endeudamiento de las empresas españolas, la integración de la población inmigrante o la retención de talento dentro de las compañías.

Particularmente me ha interesado el capítulo correspondiente a la competitividad y éxito empresarial y dentro del capítulo, los factores del éxito empresarial, que pueden ser de interés general.

Se han definido cinco factores clave del éxito empresarial que por orden de importancia de mayor a menor, al decir de los consultados, son: Posicionamiento claro y diferenciado; Calidad de servicio; Calidad de producto; Buena imagen de marca y; Precios y costes competitivos.

Visto así, puede parecer desde simple hasta obvio, pero los empresarios establecen a continuación, la gradación de mayor a menor, de los factores más difíciles de conseguir. Y estos son: Precios y costes más competitivos; Posicionamiento claro y diferenciado; Mejora de recursos humanos y; Calidad de servicio.

Estos son los retos a los que se enfrenta el directivo; a los que se enfrentan las empresas.

Conseguir los precios y costes más competitivos es lo que puede llevar a la deslocalización. Palabra cuyo significado es conocido por la mayoría; situación sufrida por muchos y, curiosamente, no recogida aún por la Real Academia Española de la Lengua. Las grandes corporaciones se ven abocadas en ocasiones, a recoger los bártulos y establecerse en otros países en los que las circunstancias laborales –no siempre transparentes– el nivel salarial global del lugar y la perentoria necesidad de sus gobernantes de propiciar inversiones, allanan el camino a tales industriales, a los que compensa el traslado por seguir manteniendo la estabilidad del proyecto empresarial, en el mejor de los casos.

Hoy está resuelto el transporte a todo el mundo, por lo que producir en uno u otro lugar del planeta no es problema para hacer llegar el producto al consumidor final.

Por lo que hace a la obtención del ansiado posicionamiento claro y diferenciado que precisa todo producto que aspire al liderazgo en el mercado, con la competencia que mejora en nuestro país, según la opinión de los directivos entrevistados para el informe, no es tarea fácil y ahí la mercadotecnia tiene una relevancia capital. Pero la mercadotecnia tiene costes elevados; y volvemos a la casilla de salida.

Un adecuado plan de marketing es aquel estudio que define todo aquello que afecta al producto y a su desarrollo en su segmento de mercado. El producto no solamente ha de gozar de singularidad, dando su calidad por sentada, sino que tal cualidad que lo diferencia de los de su segmento ha de ser conocida por los clientes potenciales. La publicidad, parte relevante de la mercadotecnia, se impone para darlo a conocer y conferirle la notoriedad buscada; y también cuesta dinero.

La tercera de las claves más difíciles de conseguir es la mejora de recursos humanos. Hace años que sabemos que en Japón consideraban a los empleados un activo de la compañía, cuando en España el sindicato vertical llevaba las cosas por otros derroteros. Hoy las empresas están en la obligación de considerar sus recursos humanos parte esencial para el logro de su objetivo, porque no les queda otro remedio. No quiero decir que no lo deseen, en modo alguno, aquellos tiempos del sindicato vertical ya pasaron, sino que son conscientes de la implicación necesaria de los empleados en el proyecto para la buena marcha de la empresa.

En efecto, salarios justos, formación adecuada, horarios ajustados, ayudas a la familia, prestaciones sanitarias, descanso y vacaciones son la componente poliédrica que ha de conformar el entorno de la principal pieza de la empresa: el personal; pues el mayor grado posible de vinculación al proyecto es condición inherente al éxito de todo el equipo.

Finalmente, la última de las claves más difícil de conseguir es la calidad de servicio. Será porque tal factor tiene mucho de desarrollo técnico y de supervisión a la vez.

Cuántas veces hemos visto importantes inversiones comerciales o industriales, aparejadas de una total despreocupación por el servicio; no ya de calidad. Del servicio en la entrega del producto en la forma convenida; falta de servicio en la reposición de la mercancía; falta de servicio en la posventa. Un buen producto, con un apropiado cociente de calidad precio, se viene abajo por la falta del oportuno servicio de calidad.

Y el paso siguiente al servicio de calidad es la fidelización. Aquellas actuaciones de la empresa encaminadas a que sus clientes prefieran su producto sobre todos los demás de su competencia. Y la fidelización cuando está estructurada sobres bases sólidas, tanto de producto como de servicio, hará que los clientes fieles acepten un sobreprecio en relación a los otros productos de tal segmento. Esa será la prueba definitiva del éxito.

Sin embargo, no hay muchos empresarios o directivos capaces de conseguir que sus clientes paguen por sus productos un precio mayor que los de su competencia. Para ello, la condición esencial es la credibilidad. De lo cuál trataremos en una futura ocasión.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris