Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Estado moral de España

Pilar Mariscal (Málaga)
Redacción
lunes, 9 de julio de 2007, 11:52 h (CET)
Con este título publicaba hace unos días una carta Don Miguel Rivilla, y que he leído en varios periódicos. Al final de la misma su autor, dice: “Me alegraría que alguien mostrase si exagero o estoy equivocado”. Con mucho gusto le contesto, resumiendo un poco su artículo, para no alargarme: Nó, no está equivocado, pero tampoco exagera. Porque de que nos sirve a los españoles haber cambiado como bien dice “Invertir los valores que conservábamos como herencia”, no ha servido de nada cuando nos estamos dando cuenta de que no están en armonía, ni de acuerdo, con los valores humanos que dignifican al hombre, aprobando unas leyes que la destruyen.

“Pese al cacareado progresismo de izquierdas, hemos regresado a etapas más primitivas”, dice bien: un progreso que le hace al hombre ir hacía atrás, es solo un progreso aparente.

Y termina Don Miguel: “Hemos viciado la convivencia, llamando bien al mal, no existen leyes objetivas y fijas, es bueno lo que me apetece, sólo existen derechos para todos. El sexo libre sin compromisos, la familia machacada y lo legal por encima de lo moral” efectivamente sabemos por experiencia que el carácter instrumental de la libertad hace que su uso pueda ser doble y contradictorio, como un arma de dos filos. Ni todo lo legal es moral. La sexualidad humana es bella, compleja y delicada, pero se están ocasionando trastornos y conflictos de alto coste humano y social y confundiendo su destino. Existe una tentación de sumergirnos en paraísos artificiales, soluciones que se prometen como “salvadoras” de la humanidad.

Los políticos tienen la obligación de dirigir la nación de tal modo que sus ciudadanos alcancen en ella una vida lograda, pero estamos asistiendo a una separación de la ética, la inseguridad y la inestabilidad. Un riesgo enorme para la democracia.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris