Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Sin la participación de Rusia, el problema kosovar no se presta a solución

Ala Yazkova
Redacción
lunes, 9 de julio de 2007, 11:52 h (CET)
Da la impresión de que tras conocerse la falta de progreso en el tema de Kosovo en la reciente cumbre ruso-norteamericana, los políticos europeos han hecho otro intento de moverlo del punto muerto.

Ya el pasado 3 de julio, en una entrevista al prestigioso periódico Vecherni Novosti (Belgrado), Cristina Gallach, portavoz del Alto Representante de la Unión Europea (UE) para Política Exterior y de Seguridad, Javier Solana, manifestó: “El futuro de Kosovo no lo decidirá Rusia, sino Europa”. Ese mismo día por la tarde, al intervenir en el moscovita Centro Carnegie, Gerard Araud, alto cargo del Ministerio galo de Asuntos Exteriores, expresó que la independencia de Kosovo ya es un hecho consumado y que los kosovares jamás aceptarían otro estatuto, por lo que se precisan decisiones políticas impostergables.

Parecen bastante contradictorias las tesis que en relación con el problema kosovar esgrimen políticos y medios de comunicación europeos. Son poco convincentes, por ejemplo, las afirmaciones de que al cortar “el nudo kosovar”, Europa conseguirá “estabilidad y prosperidad para los Balcanes”. Todo lo contrario, con una alta certeza se puede presagiar el incremento de la tirantez tanto entre Serbia y su ex provincia autónoma como entre Kosovo y las áreas colindantes de Macedonia y Montenegro. La inestabilidad podría afectar también a Bosnia, de la que forma parte la República Serbska tradicionalmente proclive a Serbia. Sin hablar ya de que en caso de que Kosovo obtenga independencia, tendrán que abandonar esta provincia unos 150.000 habitantes de nacionalidad no albanesa que aún quedan allí. Así las cosas, Europa encararía una verdadera catástrofe humanitaria. Por alguna razón desconocida ni siquiera se plantea la necesidad de proteger y conservar los testimonios de la cultura medieval serbia en el territorio de Kosovo.
Por lo menos extraños parecen los intentos de “apartar” a Moscú de la solución del problema kosovar (porque, en opinión de Gallach, “ante Kosovo y toda la región balcánica se abren perspectivas de signo europeo y no ruso) y, al mismo tiempo, asegurarse el consentimiento del Consejo de Seguridad de la ONU para otorgar independencia a esta provincia. ¿Acaso en Europa se han olvidado de que Rusia es miembro permanente del CS con todos los derechos inmanentes? Manteniéndose diametralmente opuestas las posturas de Moscú y Washington sobre el problema kosovar, a los europeos les será difícil “mantener buenas relaciones” con ambas partes, en lo que ellos, según Gallach, confían dando solución al problema kosovar. Quiéranlo o no, pero tendrán que elegir entre la postura rusa y norteamericana, y será mejor que tomen la decisión a base de hechos reales y no elucubraciones políticas.
La postura de Rusia respecto a Kosovo se basa en que la solución de este problema debe responder tanto a los intereses de Belgrado como a los de Pristina. De lo contrario, ni en Serbia ni la región balcánica en general habrá una paz estable. Esta solución deber recoger asimismo las cláusulas (que no han perdido su validez) de la resolución 1244 que el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó en junio de 1999. Moscú asimismo se pronuncia en contra de limitar artificialmente los plazos de solución del problema kosovar. Por lo que se refiere a la posibilidad de que la independencia de Kosovo sea proclamada a título unilateral, esto llevaría a la aparición de un nuevo territorio con estatuto no reconocido por la comunidad internacional, generando esperanzas infundadas, también en varias regiones de Europa.
Y, por último, parece por lo menos extraña la tesis de que “Rusia no tiene nada que ver con los problemas de la región balcánica”, difundida a la luz de las resoluciones adoptadas en la cumbre energética de balcánica (24 de junio, Zagreb). Según manifestó el presidente ruso Vladímir Putin, Rusia está dispuesta a hacer cuanto esté a su alcance para contribuir a la solución de los problemas energéticos del área, también ampliando la red de gasoductos hacia Albania, zonas sureñas de Serbia, incluyendo Kosovo. Es de señalar que las compañías rusas están dispuestas a mantener un diálogo concreto para dar solución a todos los problemas que surjan.

Por lo tanto, se puede afirmar que en su política balcánica Rusia se guía no sólo por las reminiscencias históricas sino también por los intereses económicos que está en pleno derecho a defender. Por lo que se refiere a las perspectivas de integración simultánea de Serbia y Kosovo en la Unión Europea, esto requiere unas conversaciones largas y constructivas. A Kosovo ya ahora debe serle otorgado el estatuto de región asociada que suponga el más alto nivel de autonomía. Al propio tiempo, se supone que Kosovo desarrolle cooperación con Serbia en temas de política exterior y de defensa, así como de la situación de las minorías étnicas. Y es a estos problemas a los que deberían prestar atención los europeos, en vez de intentar aislar a Rusia de los Balcanes, con tanta más razón de que la integración de esta zona en la Unión Europea en modo alguno se contradice con los intereses de Moscú.

____________________

Ala Yazkova, colaboradora del Instituto de Europa (Academia de Ciencias de Rusia), para RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris